8 marzo, 2013

Elogio de lo siniestro

Vampiros, demonios, brujas, criaturas de la noche, oscuros seres mitológicos. La exposición estrella de la primavera parisina en el Musée d’Orsay acoge la más importante muestra consagrada a eso que el historiador del arte Mario Praz definió en su obra ‘La carne, la muerte, el diablo’ como “romanticismo negro”.

Desde Goya hasta Max Ernst, la exhibición cuenta con 200 pinturas, dibujos, estampas, esculturas, fotografías y hasta películas que van de finales del siglo XVIII a los comienzos del XX. Bajo el título de ‘L’ange du bizarre’, los comisarios Côme Fabre y Felix Krämer han reunido obras que, como ellos mismos indican, “ponen de manifiesto la parte de sombra, de irracional y de exceso que se disimula en el aparente triunfo de las luces y de la razón”.

Los 17 aguafuertes del genio de Fuentetodos que por primera vez se exhiben en el santuario parisino de los impresionistas se ven arropados por la película ‘Frankenstein’, basada en la novela de Mary Shelley, en su primera versión de 1931. De Goya, los comisarios han pedido prestados al Prado y al Museo de Besançon piezas pertenecientes a las series de‘Los caprichos’, ‘Los proverbios’ o ‘Los desastres de la guerra’. Pura serie negra adelantada a su tiempo donde no podía faltar ‘El sueño de la razón produce monstruos’.

Y, así, obras de Théodore Géricault y su ‘Balsa de la Medusa’, Albert von Keller, Gustave Moreau, William Blake y ese ‘Dragón rojo’ que llegó a inspirar la primera novela de Thomas Harris sobre las aventuras del ‘serial killer’ Hannibal Lecter, llevan al visitante por un paisaje de ruinas abandonadas, mares encrespados, bosques sombríos y noches de luna llena que conforman el paisaje romántico. A su paso, criaturas animadas de la noche en proyecciones presentan a personajes míticos como el ‘Drácula’ de Tod Browning, el ‘Fausto’ de Murnau, ‘Los olvidados’ de Buñuel, la ‘Rebeca’ de Hitchcock o ‘La caída de la Casa Usher’ de Jean Epstein.

Por Juan Manuel Bellver de El Mundo.