3 febrero, 2014

El taller de Picasso y la América de Sorolla

autorretrato-picasso

El panorama cultural se ha convertido en un circo de funambulistas en el que las fundaciones y museos intentan no perder el equilibrio. Mientras, la Fundación Mapfre mira desde el palco de butacas. Abre el año con Picasso y lo cerrará con Sorolla.

En 2013 aumentaron un 11% los visitantes respecto al año pasado. “Estamos muy orgullosos de poder contar con obras de artistas de renombre en una época en la que la cultura se está viendo dañada pese a su gran importancia social”, aseguraba Pablo Jiménez Burrillo, director general de la fundación.

‘Picasso. En el taller’ y ‘Sorolla y América’ son las dos apuestas con las que Mapfre pretende atraer a los mismos, o más, curiosos que se pasearon este año por sus salas gracias a ‘Impresionistas y postimpresionistas: el nacimiento del arte moderno’ y ‘Luces de Bohemia’. La exposición del malagueño está compuesta por 180 obras, algunas jamás expuestas en España. “Hemos querido reflexionar sobre Picasso y su taller”, comentan. La muestra está compuesta por piezas de colecciones privadas y públicas. Cuenta con un autorretrato del pintor que él mismo incluyó en su penúltima exposición.

Abre sus puertas el 12 de febrero junto a una colección de dibujos del pintor renacentista italiano Jacopo da Pontormo. “Hemos querido que ambas coincidan en el tiempo ya que Picasso tiene mucho público que quizás se pase a ver la increíble obra de Pontormo, que será una muestra única por la gran variedad que hemos conseguido”, informan desde la Fundación.

Su segunda gran apuesta es Sorolla. La exposición ‘Sorolla y América’ muestra las obras del pintor que más repercusión tuvieron en Estados Unidos. “Permite reconstruir las facetas de su pintura que tuvieron mayor impacto en el público americano”, comentan. Con ella cerrarán el año y abrirán el 2015.

Por otro lado la sala Azca volverá a ser el refugio de la fotografía. Lynne Cohen será la primera en llenar las paredes de esta sala, con una exposición que comienza el 19 de febrero y no cierra sus puertas hasta el 11 de mayo. La británica Vanessa Winship se encarga del relevo que aguantará todo el verano hasta la llegado de las imágenes de Stephen Shore y Alvin langdon Coburn.

La novedad del curso viene en versión digital. La Fundación, a través de tres portales temáticos (Historia, Literatura y Colecciones), pretende que las personas que no puedan visitar su exposiciones conozcan el contenido de las mismas a través de internet y puedan acceder a los catálogos.

Por Loreto Sánchez Seoane en El Mundo.