30 abril, 2013

El San Pío gira hacia el siglo XIX

San Pío

De la necesidad se ha hecho virtud. Como la segunda planta del edificio histórico del Museo de Bellas Artes San Pío V de Valencia continúa cerrada por su deterioro, se ha reordenado la primera planta con un nuevo discurso museográfico que pone el foco sobre el siglo XIX incorporando obras de la planta superior. En los notables fondos de la pinacoteca de artistas como Muñoz Degraín, José Benlliure, Ignacio y José Pinazo, Cecilio Pla, Santiago Rusiñol, Joaquim Mir o Ignacio Zuloaga [Joaquín Sorolla se mantiene en su exclusiva sala, que para eso es el mayor reclamo mediático y de público].

De las paredes cuelgan 220 pinturas de 80 creadores, además de nueve esculturas y 29 piezas de artes decorativas. Se ha aprovechado tanto el espacio que alguna sala adolece de una excesiva acumulación de cuadros, si bien en el siglo XIX era habitual esta disposición, tal y como explicó el museógrafo de la Consejería de Cultura, Joaquín Lara, que acompañó a la directora de la pinacoteca Paz Olmos, en la visita guiada de ayer a la consejera María José Català y al secretario autonómico Rafael Ripoll. No en vano, el recorrido se abre con un prototípico gabinete burgués decimonónico, repleto de pinturas, muebles, esculturas, relojes y otros objetos suntuarios.

Se han sacado a la luz 10 obras que no se había visto como Marquesa de Parcent, de Martínez Cubells, o los paisajes de Javier Juste. Además, se han instalado en la colección permanente 53 pinturas más que se había exhibido en alguna ocasión, pero que suelen ocupar el almacén de una pinacoteca muy falta de espacio para almacenar y exhibir en condiciones sus espléndidos fondos, no sólo de pintura renacentista, que permiten ofrecer una visión de los diferentes periodos de la historia de la pintura hasta el siglo XX.

Además, en la nueva reordenación se “ha integrado la importante donación de [Pere Maria] Orts”, que se exhibía en el museo de forma dispersa, apuntó Olmos. En realidad, arranca con algunas obras del siglo XVIII y concluye con un magnífico paisaje de Lozano de mediados del siglo XX, pero el núcleo es la pintura del siglo XIX organizada de manera cronológica y también temática, con la correspondiente contextualización histórica.

¿Y cuándo se abrirá la segunda planta del edificio claustral? Cuando se acometa la quinta fase de ampliación y restauración del museo, respondieron responsables de la pinacoteca. Y como suele suceder en el San Pío V, la consejera de Cultura, María José José Catalá, contestó a la inevitable pregunta asegurando esta vez que el Ayuntamiento de Valencia concederá la licencia de obras “la semana que viene o la próxima”. Posteriormente, el Ministerio de Cultura licitará la obra y comenzará la ampliación por fases, periodo en el que “no se alterará la vida” del museo. ¿Y de dónde se sacará el dinero si el Ministerio de Cultura no ha presupuestado nada para este año? Ya se verá, dijo un representante político.

Por Ferrán Bono en El País.