11 junio, 2013

El rostro milenario de Granada

Casa Zafra

Una granada tiene 613 granos o pepitas. Este fruto da nombre a la ciudad milenaria que acoge la Alhambra y cada grano simboliza el rostro de un habitante de la ciudad soñada. La Casa Zafra, anclada en el barrio del Albaicín, acoge hasta el 30 de junio la exposición audiovisual La cara de Granada, un proyecto creado para destacar el mayor patrimonio de la capital: su gente.

Todo comenzó hace mil años, cuando se desintegró el Califato omeya, los territorios de Al-Andalus se dividieron en distintos reinos y se formó el de Granada. Este año se conmemora el nacimiento del reino milenario y desde abril se viene forjando un proyecto, creado por el artista Jorge Rodríguez-Gerada, dirigido por el colectivo Kognitif e impulsado por la Obra Social La Caixa y el Consorcio para la Conmemoración del Primer Milenio de Reino de Granada, que ha tenido como culmen la exposición La cara de Granada. El objetivo de la muestra es abrir una reflexión sobre la importancia de las personas que construyen, día a día, la historia de sus ciudades. Es un tributo a los granadinos, a quienes aman su ciudad y se sienten parte de ella.

Durante el mes de abril, Rodríguez-Gerada, uno de los artistas más innovadores en la escena internacional del arte urbano, y un equipo móvil recorrieron los distritos de la ciudad con un sistema tecnológico de escaneos 3D y registraron los rostros de todos aquéllos ciudadanos que quisieron participar. El único requisito era tener un sentimiento de pertenencia a Granada. Tras escanear 613 caras y cotejarlas en un programa informático se ha generado un único rostro: la Cara de Granada.

El andrógino, los 613 rostros y una instalación hecha con 1.000 granadas están en la Casa Zafra para hacernos reflexionar sobre la importancia de la cohesión social y la humanización de los iconos en las ciudades contemporáneas. La muestra está repartida por el monumento nazarí. Una de las salas acoge un innovador montaje fruto de la mezcla de las caras participantes. En la estancia superior se exponen los rostros de todos los ciudadanos que fueron escaneados y se ha preparado un programa informático a través del cual los que contribuyeron a crear la única cara pueden introducir sus datos y encontrar su rostro 3D, incluso pueden enviarlo por correo electrónico.

Aunque todo no acaba en las salas. En la alberca que hay en el patio central del monumento, 1.000 grandas cuelgan a diferentes alturas. Esta pieza, creada expresamente para la muestra, compone el rostro de la ciudad y si uno tiene la suerte de estar a partir de las 11.00 entre los arcos del patio verá reflejada en el agua la cara milenaria de Granada.

Por María Centeno en El País.