12 septiembre, 2014

El Reina Sofía toca fondo con los presupuestos actuales

reina-sofia

El Reina Sofía arranca la temporada cargado de novedades artísticas y estructurales. Con catorce exposiciones temáticas (Un saber realmente útil, 28 de octubre) y dedicadas a un solo artista (Patricia Gadea, Mathias Goeritz, Luciano Fabro), la gran novedad, sin embargo, será el nombramiento de la gestora cultural Ana Tomé al frente de la Fundación Reina Sofía, una entidad cuyo primer objetivo será el de lograr recursos económicos para el museo. En este último año, las transferencias pueden haber disminuido más de un millón de euros y las entradas, agotado el fenómeno Dalí, han vuelto a los niveles de 2012. La situación es tal que el subdirector gerente del museo, Michaux Miranda, aseguró que se ha tocado fondo y ya no se puede recortar más: “Se puede bajar el consumo energético, pero lo siguiente es apagar la luz”, resumió de manera contundente.

Para el próximo día 13 está prevista la primera reunión de todos los miembros de la Fundación y, además de dar a conocer formalmente el nombramiento de Ana Tomé, se buscarán fórmulas que permitan a la institución salir del atolladero económico en el que se encuentran. El presupuesto del pasado de este año ha sido de poco más de 33 millones de euros.

Manuel Borja-Villel asegura, sin embargo, que la mala situación económica no afecta las exposiciones. “Si tuviésemos el mismo presupuesto de hace cinco años el programa sería el mismo que hemos presentado hoy. Estos y no otros son los temas que nos interesa en el museo”. No contempla Borja-Villel la posibilidad de aumentar el precio de las entradas, actualmente de 6 euros. “Eso no supone gran cosa. No solo no contemplamos la opción de subir los precios, sino que hemos ampliado los horarios de gratuidad”.

Una de las formas de lograr ingresos más eficaces está resultando ser las muestras de la colección realizadas fuera del museo. Este año viajaran obras de Miró, Dalí y Val del Omar; aunque la más notable estará dedicada a Picasso y la Modernidad española en el Palazzo Strozzi de Florencia. Enemigo de hablar de números, Borja-Villel reconoció que el museo italiano pagará al Reina 300.000 euros.

Reconoce el director del Reina Sofía que si se contara con una Ley de Mecenazgo, la situación podría ser muy diferente. “Creo que se ha intentado, pero no ha sido posible”, respondió comprensivo. Otra manera de obtener dinero podrá ponerla en marcha cuando se puedan completar las obras de reforma de la zona Nouvelle, porque allí ganarán espacio para exposiciones y podrán contar con salas arrendables para eventos externos como hacen todos los museos del mundo.

En cuanto a los planes estrictamente artísticos, Borja-Villel liga el contenido de las 14 nuevas exposiciones que cubrirán la nueva temporada (en el Reina Sofía y en los palacios de Velázquez y Cristal a los principios que, en su opinión, hacen diferente de este museo de otros: la revisión de lo contemporáneo, el juego en el espacio público, el análisis de la modernidad y la atención a lo local.

Por Ángeles García en El País.