18 septiembre, 2018

El Prado busca recaudar 200.000 euros para comprar un Vouet

micromecenazgo-prado-kQAI--620x349@abc

La pinacoteca pone en marcha su primera campaña de micromecenazgo

El Museo Nacional del Prado ha inaugurado su proyecto de micromecenazgo con la obra «Retrato de niña con paloma», del pintor francés Simon Vouet (1590-1649). La pinacoteca espera recaudar, a través de pequeñas donaciones (a partir de cinco euros), los 200.000 euros que cuesta la obra.

Miguel Falomir, director del museo, ha explicado que la iniciativa del micromecenazgo nace como alternativa a la ley de mecenazgo tantas veces prometida por el Gobierno y nunca puesta en marcha, aunque ha insistido en que seguirán peleando por ello: «A falta de una ley de mecenazgo, que seguimos reclamando, sí que existen unas leyes fiscales para el micromecenazgo que no queremos dejar de lado».

«No es la primera vez que se recurre a la sociedad civil», ha declarado Falomir. Hace un siglo se llevó a cabo una suscripción popular para la remodelación de varios espacios de Madrid, y la adquisición de algunas obras para el museo. Con esta campaña, ha continuado el director de la pinacoteca, no sólo buscan la participación de los ciudadanos, sino también la de las empresas. «Queremos abrir cada vez más la base de donantes del museo», ha aseverado. Además, ha asegurado que si la iniciativa tiene éxito «habrá mas cuadros» que seguirán el mismo camino que el de Vouet.

Las donaciones se podrán hacer tanto in situ, en una pequeña urna en la Sala de las Musas, como vía internet. «Aunque esperamos –ha admitido Falomir– que la mayoría se realice a través de la aplicación web». Además, los donantes podrán beneficiarse de las deducciones fiscales en este caso: una deducción de hasta el 80% en la cuota íntegra del IRPF en donaciones iguales o inferiores a 150 euros, y del 35% a partir de dicha cantidad.

Un retrato con misterio

Andrés Úbeda, director adjunto de Conservación e Investigación del Prado, ha destacado lo especial de este retrato, una pieza inédita hasta el momento y de una calidad sobresaliente. «Está lleno de misterio», ha comentado Úbeda, ya que se desconoce su origen y la protagonista es otra incógnita. «En esa época los retratos eran aburridos», ha afirmado, y los femeninos o infantiles eran algo extraordinario. Máxime si su protagonista, como en este caso, se muestra sonriente.

La joven que protagoniza la obra de Vouet es otro de los atractivos de la pintura, ya que aparece también en otro cuadro del mismo artista, «El Tiempo vencido por la Esperanza y la Belleza», como una representación alegórica de esta última.

Úbeda ha comentado que el Prado nació como una apertura de la colección real a los madrileños y al mundo, y que desea volver a hacerlo a través de esta iniciativa. Su deseo es que los ciudadanos hagan el Museo aún más suyo y que puedan decir: «Yo colaboré con el Prado».

Por Manuel Casal para ABC