25 marzo, 2013

El Pompidou, abierto día y noche para despedir a Dalí

Hallucination partielle. Six images de Lénine sur un piano, 1931.

Se esperaba gran afluencia y las enormes filas que aún se siguen formando a diario a la entrada del museo parecen confirmarlo. La gran retrospectiva de Salvador Dalí en el Centro Pompidou de París, la primera en más de tres décadas dedicada al artista en la capital francesa, va camino de batir un nuevo récord. Ante este enorme éxito de público y apurando al máximo los últimos días, el centro ha tomado la inédita decisión de abrir las 24 horas. A partir de este viernes, la exposición se podrá visitar en cualquier momento del día o de la noche hasta el lunes a medianoche, cuando se termina en París y pone rumbo al Reina Sofía de Madrid, donde se inaugura el 27 de abril.

Con más de 7.000 entradas diarias, la esperada retrospectiva se sitúa ya sin duda entre las más visitadas de la historia del Pompidou, aunque los responsables del museo esperarán el cierre definitivo para hacer público el balance. El enorme éxito no es del todo una sorpresa, dado que el récord absoluto de asistencia lo tiene precisamente el mismo Dalí con una gran exposición celebrada en 1979, apenas dos años después de la apertura del museo. Entonces se congregaron más de 840.000 asistentes, lo cual supone algo más de 8.000 visitas diarias —casi imposible hoy con la reglamentación actual—. El artista acudió en persona a la muestra, a bordo de un Rolls-Royce, bogavante en mano.

Tres décadas después, Dalí no ha perdido su enorme atractivo y aunque romper ese récord parece imposible, la actual retrospectiva parece coquetear con el podio de las tres primeras, que completan la muestra dedicada a Matisse en 1993 (735.000 personas) y la de Vassili Kandisky en 2009, (702.000 entradas).

Ya en el Grand Palais

La decisión de abrir en continuo ya la tomó el Grand Palais hace dos años con la gigantesca exposición de Claude Monet. Acaba de volver a suceder con Edward Hopper. El Pompidou no ha esperado para reaccionar y ya la segunda semana decidió ampliar sus horarios; abrió sus puertas hasta las 23 horas todos los días, excepto el martes.

La muestra, con más de 200 obras del artista catalán, no está siendo solo un éxito de público sino también de crítica. Acaba de recibir el Globo de Cristal a la mejor exposición del año, premio otorgado por la prensa francesa de las artes y de la cultura, por delante de la citada exposición de Hopper.

Por Ana Teruel de El País.