13 octubre, 2015

El Patrimonio Histórico en el futuro reglamento de Seguridad Privada

4041-baja

El Patrimonio Histórico y Cultural – en todas sus expresiones – es la principal herencia legada por nuestros antepasados y un elemento esencial para la construcción de nuestra identidad nacional y el futuro como Nación. Es también, el principal baluarte de la Marca España y se ha convertido en un generador de riqueza con alto impacto sobre el PIB nacional.

Aunque España posee uno de los más ricos y amplios patrimonios históricos y culturales a nivel mundial, apenas cuenta con un ramillete de profesionales dedicados a su seguridad y – lo que es mas grave – se adolece de sistemas de gestión diseñados específicamente para la seguridad integral del mismo. En cuanto a los planes, programas y proyectos dedicados a su protección, preservación, salvaguarda y conservación son – por decirlo con elegancia – “poco ambiciosos” dado el alto “apetito de riesgo” de sus gestores.

La suma de factores como la crisis económica, la falta de sensibilidad, de actitud y de aptitud de los gestores, la despoblación del territorio, la precariedad en medios y recursos destinados a este objetivo, el elevado y novedoso mapa de amenazas, la falta de un análisis de los riesgos realista, están propiciando un deterioro silente y continuo en nuestros activos culturales y facilitando el expolio continuado de bienes culturales – conocidas o pendientes de descubrir – a manos de particulares ocasionales, de delincuencia común y de delincuencia organizada que apenas encuentran obstáculos a sus agresiones.

Esta situación es muy preocupante y por ello el Sr. Ministro del Interior, en su discurso de presentación ante el Congreso de los Diputados fijó, como uno de sus diez ejes estratégicos de actuación “la protección del patrimonio histórico y cultural español”, dejando constancia de ello el Diario de Sesiones con el siguiente texto:

“El séptimo objetivo de este Ministerio del Interior es proteger la seguridad de nuestra cultura y, en concreto, defender de forma eficaz nuestro patrimonio histórico frente al expolio y frente a la exportación ilegal, trabajando a estos efectos de forma coordinada con el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte”.

Por ello, a tenor de todo lo anterior, la redacción, aprobación y publicación de una nueva Ley de Seguridad Privada (5/2014) durante el año 2014 y la exigencia de desarrollo de un Reglamento que perfeccione la anterior a corto plazo, se nos antoja como una ocasión excepcional para materializar el compromiso adquirido por el Sr. Ministro del Interior.

En tal sentido, este nuevo marco normativo debería descender a los detalles que el día a día profesional exige a los diferentes actores de la Seguridad Pública y de la Seguridad Privada dedicados a la protección del “sujeto” que nos ocupa, sin ambages, con precisión y rigor, pensando en aras del Interés General y velando por el compromiso moral de legar a las futuras generaciones de españoles y a la humanidad en su conjunto un Patrimonio Histórico y Cultural en idéntico o mejor estado que lo hemos heredado, ya que a la postre “EL ARTE” es la principal huella dejada por el hombre sobre la tierra.

Por ello, este nuevo Reglamento de Seguridad Privada ha levantado grandes expectativas en los defensores de la cultura y del arte, que esperan encontrar un punto de inflexión en la situación de desgobierno actual en un sector tan frágil y estratégico.

En tal sentido, alineados con estas inquietudes, la Asociación para la Protección del Patrimonio Histórico –PROTECTURI-, inscrita formalmente en el Registro Nacional de Asociaciones en fecha 26 de Octubre del dos mil nueve, con el Número de Registro 593599, y fundada por los Directores de Seguridad de los principales centros museológicos de España, insta a los responsables del Ministerio del Interior sobre la necesidad de que, en el momento en que se redactasen la Ley y el Reglamento de Seguridad Privada, se contemplase como “sujeto obligado” el Patrimonio Histórico y Cultural de nuestra nación. (ver íntegramente la propuesta registrada ante la Unidad Central de Seguridad Privada)

Se espera por ello que, tanto el prescriptor de la Norma como el legislador, contemplen y exijan en el articulado del nuevo Reglamento de Seguridad Privada un “catálogo de medidas de seguridad obligatorias” sobre aquellos centros, conjuntos históricos, instituciones de carácter cultural – incluso sobre determinadas obras de arte – que estuviesen catalogados como Bienes Patrimonio de la Humanidad, como Bienes de Interés Cultural, como Patrimonio Nacional y, también, sobre aquellos lugares u obras de arte que por su valor económico o interés social lo demandasen.

PROTECTURI

DOCUMENTO: Borrador Reglamento Seguridad Privada.