5 septiembre, 2014

El Museo Picasso de París abrirá sus puertas por fin el próximo 25 de octubre

picasso-paris

Tras cinco años de polémicas, controversias y retrasos en la fecha de apertura, el Museo Picasso de París abrirá por fin sus puertas el próximo 25 de octubre, fecha que coincidiría con el 133 cumpleaños del artista malagueño.

Antes, los días 20 y 21 de septiembre, los visitantes podrán entrar de forma gratuita al interior del edificio antes de que los trabajos del pintor cuelguen de sus paredes.

Cerrado desde 2009, por trabajos de renovación, el futuro del Museo Picasso ha enfrentado gravemente al Estado francés y los herederos del genio malagueño, convencidos que la actual ministra de Cultura, Aurélie Filippetti, está aplazando la reapertura de la institución, prevista para el próximo mes de junio, por bajas razones burocráticas, inconfesables.

El Museo Picasso de París, inaugurado en 1985, tiene la colección más excepcional de obras únicas: más de 5.000 piezas que cubren todas las épocas, la vida y la obra de Picasso. Esa colección, única en su género, pudo reunirse gracias a las donaciones de los herederos, que entregaron al Estado francés buena parte de la colección personal de Picasso y una colección excepcional de obras maestras, propias, de distinto origen. A las donaciones originales se sumaron, con el tiempo, otras colecciones excepcionales, como la de Jacqueline Picasso, sencillamente única.

Gracias a esa generosidad de los herederos, filantrópica, cultural y fiscal, a un tiempo, el Museo Picasso de París se convirtió automáticamente en la referencia absoluta en la escena museística internacional.

«Cierre provisional»

El éxito cosmopolita del Museo Picasso se París exigió muy pronto, el 2009 (a los veinticuatro años cortos de su apertura), su cierre provisional, para efectuar grandes reformas, que comenzaron con una ampliación sustancial del museo original, instalado en un edifico histórico, el Hôtel Salé, en el Marais, el barrio aristocrático del París de los siglos XVI y XVII.

Con el fin de financiar los trabajos de renovación, evaluados en unos 31 millones de euros, la entonces directora del Museo, Anne Baldassari, decidió organizar el préstamo de sus fondos, durante cinco años, cobrados al precio alto a los grandes museos e instituciones de cinco continentes. Esa operación artística y financiera, a un tiempo, comenzó, entre otras operaciones, con una magna exposición consagrada a evocar las influencias y paralelismos de Picasso con muchos de los genios del gran arte clásico de nuestra civilización.

Entre 2008 y 2013, los museos de trece países, España incluida, organizaron una veintena de grandes exposiciones, gracias a los préstamos del Museo Picasso de París. Finalizada con éxito esa operación, realizados los grandes trabajos de reformas, estaba prevista la reapertura del Museo el pasado mes de mayo. Hasta que, inesperadamente, el ministerio de Cultura anunció que, en verdad, la reapertura se aplazaba «unos meses».

Siguieron semanas de rumores y especulaciones. Hasta que Claude Picasso, el patriarca de la fundación que gestiona el legado picassiano, puso el grito en el cielo: «La verdad es que Francia pasa de mi padre…».

En verdad, Francia no «pasa» de Pablo Picasso. Bien al contrario, Francia considera que Picasso es un artista «francés». Pero la que fuera directora en funciones del museo, Anne Baldassari, chocó de manera brutal con la ministra de Cultura, Aurélie Filippetti, provocando una crisis grave entre el Estado francés y los herederos de Picasso, que se consideran víctimas de unas «guerras burocráticas» nocivas y peligrosas para el futuro de un museo único en su género.

La disputa acabó con la destitución de Baldassari«por la degradación del ambiente de trabajo en ese establecimiento» que fue sustituida por Laurent Le Bon. Mientras, se mantenía firme la fecha de apertura del Museo en septiembre, a pesar de la querella recibida desde la Sociedad para la Protección de los Paisajes y la Estética de Francia, que califica de «chapuza» las reformas que se están llevando a cabo en el antiguo Hôtel Salé.

Por J.P.Q. en ABC.