14 febrero, 2013

El Museo de Montserrat aumenta un 10% las visitas el año 2012

El Museo de Montserrat (MDM) aumenta el número de visitantes durante el año 2012: llegando hasta los 157.415, lo que representa un 10,31% más que el año anterior. Del global de visitantes al Santuario el 2012, que llegó a ser de 2.193.142 persones, el MDM recibió el 7,18% del total, la cifra más alta de los últimos diez años. Principalmente, este incremento de visitantes se ha producido debido al crecimiento del turismo ruso en Montserrat, un público acostumbrado a consumir producto cultural y que valora mucho las grandes obras que se exponen al museo del monasterio. De la misma manera, desde la dirección del MDM se está haciendo un esfuerzo importante para la dinamización de las exposiciones temporales, la cual cosa está ayudando a que este se encuentre mucho más presente, sobretodo entre el público catalán, por quien todavía continua siendo un gran desconocido. Destacando, por ejemplo, la gran acogida que llegó a tener la exposición de Donaciones, que exponía las obras más relevantes que recibió Montserrat en la última década, y la actual Lamentaciones, de Javier Pérez, que se puede visitar hasta el próximo día 11 de febrero. Igualmente, el MDM ha hecho una apuesta clara por estar presente en las redes sociales y está realizando periódicamente cursos, que también ayudan a su promoción exterior.

Precisamente, los próximos días 4 y 15 de marzo se inauguran las dos nuevas exposiciones temporales, al Espacio de arte Pere Pruna y la Sala Daura, que protagonizaran el pintor Jordi Fornas (1927-2011) y la artista alemana establecida en el Penedés Waltraud Maczassek, respectivamente.

Jordi Fornas, pintor, a partir del 4 de marzo en la Sala Daura

El Museo de Montserrat (MDM) está preparando una exposición del grafista Jordi Fornas, con el título Jordi Fornas, pintor, que se podrá visitar en el Espacio de arte Pere Pruna del 4 de marzo al 9 de junio, y que estará comisionada por Silvia Muñoz de Imbert.

Jordi Fornas Martínez fue el grafista de cabecera de la revista Serra d’Or durante muchos años. Conocido sobretodo como diseñador, formando parte del grupo principal de artistes y de intelectuales que participaron decisivamente a modernizar la cultura catalana de los años 60, en su caso desde una estética pop. Esta exposición antológica quiere ser un homenaje póstumo, y estará centrada exclusivamente en la producción de pintura y escultura, esta última, mucho más desconocida.

Jordi Fornas prefería ser considerado esencialmente como pintor. Oculto detrás el gran éxito que havia obtenido como diseñador, formando parte de una generación de artistas, muchos de ellos salidos de los Salones de Octubre (entre los años 1948 y 1957) y que no estaban debidamente presentes en las colecciones públicas de las instituciones catalanas, ni en nuestro imaginario.

Para poder ofrecer un merecido homenaje a Jordi Fornas, el MDM presentará un breve recorrido por las obras más emblemáticas del artista, un itinerario que se inicia a partir de su estancia en Ibiza, y que repasará la etapa de Palautordera, así como también las etapas en los estudios de Sants, Sarrià y Ciutat Vella de Barcelona.

Y, desde el 15 de marzo, Universos Paralelos, de Waltraud Maczassek

Paralelamente a la exposición de Jordi Fornas, a la Sala Pere Daura, a partir del 15 de marzo, y también hasta el 9 de junio, la muestra Universos Paralelos, de Waltraud Maczassek, que tendrá por comisario al crítico de arte Josep Corredor-Matheos.

Waltraud Maczassek es una artista alemana, establecida desde hace unos años en Barcelona y afincada a la comarca del Penedés, que se inspira en la naturaleza para reflejar paisajes interiores. Su trabajo, es fundamentalmente pictórico, se sitúa en la corriente de la abstracción lírica. La naturaleza y, más concretamente en el origen de la vida, es la base de la exposición que presenta a Montserrat.

Maczassek, con sus cuadros, reinterpreta células y moléculas, y se interroga sobre las formas vitales más primigénicas, al tiempo que no olvida los paisajes que son propios en el país de acogida, tanto terrestres (especialmente protagonizados por las viñas i el vino) como marinos. Cerca, en este sentido, la comunión del hombre con la naturaza, porqué habitualmente se trata de paisajes vividos, respirados, andados, que al mismo tiempo se desvanecen de cualquier definición del tiempo y espacio, y adquieren tintes fantasmagóricos.

Departamento de Prensa y Comunicación de Montserrat
93 877 77 75 / 606 942 948 / oscarbardaji@abadiamontserrat.net