31 marzo, 2014

El Museo ABC rescata a Eulogio Varela, maestro del modernismo madrileño

MUSEO-ABC

Artista polifacético –diseñador, ilustrador, pintor, decorador…–, Eulogio Varela tocó muchos palos, y casi todos con el mismo acierto: su talón de Aquiles fue, quizás, la pintura. Fue, en palabras de Inmaculada Corcho, directora del Museo ABC, «un hombre del Renacimiento en la época del automóvil y la industrialización de las artes».

Mientras media España se hundía en el pesimismo en un oscuro fin de siglo, él apostaba fuerte por la modernidad. Cumplía a la perfección este tópico de ser un adelantado a su tiempo. En realidad, lo fue: impulsó las principales corrientes estéticas europeas a comienzos del siglo XX. Pero la Historia suele olvidar a sus genios en la trastienda de la memoria. Es el caso de Eulogio Varela.

El Museo ABC ha querido saldar una deuda, al tiempo que rendir homenaje a uno de los artistas más destacados y con mayor presencia de su colección, una de sus figuras clave. Es uno de los ilustradores que más tiempo estuvo trabajando en Prensa Española, primero en «Blanco y Negro» y, después, en ABC.

Concretamente, desde 1898 hasta que estalló la Guerra Civil, en 1936. Tiempo suficiente (38 años) para realizar unos 1.400 trabajos. El primer dibujo que publicó en «Blanco y Negro» fue «El criado del centurión». Trabajar en las publicaciones de Prensa Española fue su gran proyecto artístico. Pero también hizo las labores de confeccionador de la revista, lo que hoy equivaldría a director de arte.

Ausencia injustificada

Desde 2004 Antonio Aparicio lleva investigando a fondo la vida y obra de Varela, gracias a lo cual se puede revisar ahora su figura con esta completa exposición y el exhaustivo catálogo que la acompaña. «Es injustificada su ausencia casi total en los anales del arte modernista nacional y de la ilustración gráfica en particular –se lamenta Aparicio, comisario de la muestra–; rompió con los límites impuestos que habían separado los terrenos del arte, la artesanía y el diseño».

Bajo el título «Eulogio Varela. Modernismo y Modernidad», la muestra reúne, hasta el 22 de junio, en el Museo ABC (Amaniel 29-31) casi tres centenares de obras, que repasan todas las facetas de su carrera. Encerrados en vitrinas y en archivadores, hay grandes tesoros por descubrir: magníficos dibujos, bellísimas caligrafías, preciosos diseños de joyas, vidrieras y mobiliario… Varela combina, como pocos, las labores de artista, artesano, orfebre y diseñador gráfico, llevadas a cabo siempre con tanto oficio como humildad.

En silencio, a hurtadillas

Eulogio Varela se convirtió en el más reconocido ilustrador modernista de la capital. Pese a ello, tan solo se le habían dedicado hasta la fecha dos exposiciones monográficas: en 1974, en la galería Art-Press, y en 1980, en el Puerto de Santa María, que se convirtió en un homenaje. «Varela dignificó el sentido democratizador y socializador de las artes decorativas en el modernismo madrileño –comenta el comisario–.

Y lo hizo con la austeridad del artesano, a hurtadillas, en silencio, sin vanagloria ni vanidades». Antonio Aparicio advierte claras diferencias entre el modernismo madrileño y el catalán: «Madrid nunca contó con el peso ideológico y calidad del modernismo catalán, sí lo hizo a través de un corpus y un apego cosmopolita en el campo del dibujo. En Cataluña hubo un modernismo de sesgo nacionalista, tradicional, conservador y de enorme sentir religioso auspiciado por la alta burguesía catalana que fue utilizado como lenguaje estético particular».

Aunque su estilo tenía un pie en el costumbrismo y el realismo, se identifica especialmente por incorporar a su trabajo los lenguajes modernistas que imperan en la Europa de la época: el Art Nouveau, los prerrafaelitas británicos, la Secesión vienesa, el grafismo alemán… e incluso las estampas japonesas. Uno de sus referentes más claros fue el artista checo Alphonse Mucha, a quien CaixaForum le dedicó una exposición hace unos años.

Pero hay otros nombres muy ligados a él: Picasso, Juan Gris, Emilio Sala, que fue su mentor… Al primero lo conoció en 1901, cuando el malagueño funda en Madrid la revista «Arte Joven». Gris fue un buen amigo. Coincidieron en «Blanco y Negro» en 1906. «Es el más modernista de todos y el más próximo a mi sensibilidad», decía de él Varela. Cuelgan en la muestra también obras de Canals, Xaudaró, Casas y Gris, entre otros, para contextualizar el trabajo de Eulogio Varela.

Wagner y la Edad Media

Por sus papeles desfilan caballeros, hadas, doncellas, dragones, serpientes, cisnes… Nos topamos con personajes como Don Quijote, Lohengrin o Brunilda. Y es que en su trabajo se cuelan la estética wagneriana y el gusto por el neohistoricismo, lo medieval, la Antigüedad clásica… Asimismo, hay un gusto especial en Varela por lo místico, fantástico, esotérico, oculto y maldito. La naturaleza (formas vegetales y florales) y la mujer moderna –ideal de ese cosmopolitismo modernista– se convierten en los grandes temas de sus trabajos, siempre con un halo de erotismo y sensualidad.

En la exposición no faltan buenos ejemplos de su maestría en el diseño gráfico, un terreno en el que fue un referente. Se exhiben en las salas del Museo ABC orlas, grecas, frontispicios, caligrafías, letras capitales muy ornamentadas, monogramas, colofones, fotomontajes… Eulogio Varela llegó a tener su propio taller de artes gráficas en la calle Hortaleza de Madrid, donde hacían ilustraciones de libros («Madrid íntimo»), carteles (una fábrica de mosaicos, una imprenta alemana) o anuncios publicitarios: colaboró con Perfumes Gal y Floralia. Siempre con una estética preciosista y decadente, marca de la casa.

Creador, pedagogo y un gran teórico

Eulogio Varela (El Puerto de Santa María, Cádiz, 1868-Cercedilla, Madrid, 1955) se trasladó muy joven con su familia a Valladolid y años después a Madrid, donde se matriculó en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando e ingresó en el taller de Alejandro Ferrant. En 1897 participó en el famoso concurso para la elección del cartel de «Anís el Mono». Quedó en tercer lugar, resultando ganador Ramón Casas. En 1901 decoró, con Emilio Sala, el telón del Teatro Español por encargo de la actriz María Guerrero. Además de «Blanco y Negro» y ABC, colaboró con varias revistas:«La Ilustración Española y Americana», «Madrid Cómico», «Helios»…

En 1908 logra la primera Medalla en la Exposición Nacional de Bellas Artes. Junto a su producción artística, desarrolló una intensa labor teórica y pedagógica. Fue profesor en la Escuela de Artes y Oficios de Madrid y autor de dos publicaciones de referencia internacional: «Temas de composición decorativa» y «La letra y su teoría constructiva». En 1934 se retiró a su casa de Cercedilla, donde retomó la pintura.

Por Natividad Pulido en ABC.