23 abril, 2014

El mundo se sorprenderá al ver el color dorado original del Coliseo romano

coliseo-roma

Vuelven los colores de hace dos mil años al Coliseo, probablemente el monumento más famoso del mundo. Las obras de restauración, que comenzaron en septiembre pasado y durarán cinco años, comienzan a desvelar el antiguo, y ahora completamente nuevo, color del travertino, la piedra natural característica de Roma desde el siglo I a.C., habitualmente utilizada en las construcciones. El color original en el Anfiteatro Flavio es de un tono claro y variado, que va desde la miel a ocre amarillo y castaño, con el resultado de una coloración oro, sorprendente.

El arquitecto Gisella Capponi, directora de los trabajos de restauración del Coliseo, explica al Corriere della Sera que se trata de un color que «lo definiría con la tonalidad de ámbar, derivada de la pátina del tiempo, rigurosamente preservada durante las operaciones de limpieza, fruto del oxalato de calcio que se forma naturalmente con el paso de los años. La cubierta de negro debida al tráfico y la contaminación desaparecerá por completo».

Solo se utiliza agua

Para la limpieza no se utiliza agentes químicos o agresivos, sino simplemente agua que se proyecta con más o menos intensidad a distancia de pocos centímetros. «No hemos utilizado los chorros de arena, instrumentos más potentes y adecuados en otros casos. Aquí el agua se debe utilizar con precaución, ya que debe disolver las impurezas, pero no raspar la superficie o dañar la preciosa pátina del tiempo», precisa el arquitecto Capponi.

El mundo se sorprenderá

Ante los primeros resultados de esta restauración, sus responsables muestran una gran emoción: «El mundo se sorprenderá al descubrir el verdadero color. Estoy segura de que cuando el andamio será desmantelado antes del verano, el Coliseo será capaz de sorprender incluso a nosotros que estamos habituados a convivir con el monumento», afirma Rossella Rea, directora del Coliseo.

Las tareas para la limpieza externa del Anfiteatro Flavio continuarán durante dos años. Después se realizará un Centro de Servicios y los trabajos se concluirán con otras obras en los subterráneos y galerías. En total, cinco años. La restauración ha sido financiada con 25 millones de euros por Tod’s, grupo de calzado y moda.

Por Ángel Gómez Fuentes