19 septiembre, 2013

‘El marino vasco Shanti Andia, el Temerario’, en el Bellas Artes de Bilbao

Shanti Andia

El cuadro El marino vasco Shanti Andía, el Temerario, pintado por Ramón de Zubiaurre en torno al año 1924, puede observarse hasta el próximo 5 de enero en el Museo de Bellas Artes de Bilbao. La diputada de cultura, Josune Ariztondo, y el director del museo, Javier Viar, han presentado esta obra, que llega a Bilbao dentro del programa La Obra Invitada, que patrocina la Fundación Banco Santander.

Ahora llega una pieza enblemátoca de la pintura vasca de comienzos del pasado siglo, que pertenece a los fondos del Museo Reina Sofía, de Madrid. Dotado de unas considerables proporciones, de más de dos metros de altura, a su interés artístico se suma el hecho de que su origen se sitúa en la ilustración del libro de Pio Baroja Las inquietudes de Shanti Andia, cuya primera edición es de 1911. No obstante, en la reedición del libro en 1920, Ramón de Zubiaurre y Ricardo Baroja, hermano del escritor, se encargaron de las ilustraciones.

Este cuadro se expone en la sala 31 del edifico antiguo del museo bilbaíno, en donde se muestran también otras obras del mismo autor, que permiten disfrutar de la variedad de los temas que eligió Ramón de Zubiaurre. “Representa toda una época, entronizando este mundo de tradiciones, raíces que la pintura vasca desarrolló de una manera magistral durante muchos años”, ha explicado Javier Viar, director del Museo de Bellas Artes.

Según indica Rebecca Guerra Pérez, la escena representada parece referirse a algunos pasajes concretos de la novela, como el capítulo titulado “la tempestad” donde el protagonista, haciendo honor a su apodo como “temerario” se hace a la mar en pleno temporal.

Cabe significar que Zubiaurre obtuvo la medalla de primera clase en la Exposición Nacional de Bellas Artes de Madrid, con esta obra, que fue presentada junta a otros cuadros como “Retrato de mi hermana Pilar” (1911) y “Los intelectuales de mi aldea” (1912), que pertenecen a la colección del museo bilbaíno.

Viar ha recordado que Ramón de Zubiaurre formó parte de una familia “singular” de cinco importantes personalidades, entre las que destacan su padre músico, y su hermano Valentín, también pintor. Aunque el hermano mayor recibió más apoyos y Ramón de Zubiaurre jugó “un papel secundario”.

Por EL País.