2 junio, 2015

“El gran público solo quiere ver lo que conoce y conoce cuatro cosas”

solana

Guillermo Solana (Madrid, 1960) acaba de cumplir una década como director artístico del Museo Thyssen-Bornemisza, uno de los pilares esenciales del Paseo del Arte de Madrid junto al Prado y el Reina Sofía. Profesor en excedencia de la Universidad Autónoma, toda su experiencia museística está ligada al Thyssen, un centro público, dependiente de una fundación controlada por el Ministerio de Cultura, que ha sufrido como los grandes museos nacionales los enormes recortes presupuestarios aplicados desde el comienzo de la crisis en el año 2008.

Pregunta. ¿Por qué son ustedes distintos y por qué la crisis económica les afecta de manera diferente?

Respuesta. En España se habla de nosotros como si fuéramos el Louvre o el Metropolitan, pero somos una pyme, con menos de 150 empleados y una colección extraordinaria de 800 pinturas. Tampoco nos parecemos a los grandes museos nacionales, como el Reina Sofía o El Prado, pero somos un espacio público y la gente sigue con la idea de que somos privados. No hay manera de cambiar esa percepción. En este tiempo nos hemos quedado sin patrocinadores [su principal colaborador fue Caja Madrid], las visitas sufren altibajos y el alquiler del espacio para eventos ha bajado.

P. ¿Con qué museo se compararían? ¿Con la Colección Frick de Nueva York, por ejemplo?

R. Es un ejemplo perfecto.
Redes sociales y pinacotecas: eficaces sí, pero no milagrosas

En 2012, Guillermo Solana tuvo la idea de publicar una guía del Museo Thyssen en 308 tuits. Pero no está tan claro que, para este auténtico pionero de la presencia museística en las redes sociales, estas sirvan para promocionar con eficacia las pinacotecas: “Creo que en las redes sociales entra un público ya convencido de antemano, pero dudo de que sumen nuevos visitantes. Desde luego, tienen un papel de difusión espectacular y la gente se entera de lo que hacemos. Otra cosa es que se levanten del ordenador y vengan. Creo que pasa como con las manifestaciones: que la gente protesta en Twitter y creen que ya está todo hecho”, explica el director del Thyssen.

Y sobre el momento de la despedida, para cuando llegue, Solana sí tiene claras las exposiciones que le gustaría montar antes del adiós: “Una la dedicaría al Rembrandt retratista. La otra a Caspar David Friedrich. De momento, inasumibles, pero no pierdo la esperanza”.

P. En esa percepción general de que este es un museo privado puede que tenga que ver Carmen Thyssen, vicepresidenta vitalicia del Patronato y con una imagen pública bastante controvertida…

R. El peso de Carmen Thyssen siempre es positivo. Su presencia suma. Pero hay gente que no entiende que, además de vicepresidenta del patronato, sea también coleccionista. Por cierto, en la reunión del último Patronato ha comunicado que amplía un año más el préstamo gratuito de su colección a este museo. Es injusto confundir al museo con la baronesa y decir que ella se beneficia. La colección y las finanzas del museo y las de ella son mundos estancos. Nada que ver.

P. ¿Está siendo difícil sobrevivir como museo?

R. El drama de la cultura en este momento no es solo la escasez presupuestaria. Es también el gran desorden. El llamado Paseo del Arte de Madrid se ha convertido en el salvaje Oeste. Antes era un triángulo formado por El Prado, el Reina Sofía y nosotros. Luego fueron llegando las fundaciones privadas [Mapfre, CaixaForum] que, a la sombra de los museos, han hecho una competencia desleal no cobrando por las exposiciones y han practicado una política cultural neocolonialista. Para rematar el panorama, ha entrado en liza el Ayuntamiento de Madrid ofreciendo el CentroCentro Cibeles a coleccionistas públicos o privados solo a cambio de lo que se recaude con las entradas. Acabo de cancelar una de las exposiciones más importantes de los últimos años, sobre Kandinsky y El jinete azul, porque me he enterado de que el Ayuntamiento tiene programado a Kandinsky. ¿Qué disparate es este?

P. ¿No hay ninguna coordinación ente los directores de los museos?

R. La había. No con estos que han entrado a la arena hace poco. No puede ser que con dinero público, en este caso del Ayuntamiento, se produzcan contraprogramaciones que no hacen más que perjudicar. Hemos llegado a una situación en la que hay dos clases de países: los que tienen riqueza cultural (pensé que estábamos entre ellos) y los que tienen dinero y pagan por esa riqueza (Australia, Corea, Emiratos Árabes…). Parece que estemos entre los segundos. La crisis ha tenido efectos terribles, como lo prueba este desorden del que estoy hablando.

P. ¿Qué solución ve?

R. Es un problema político. Cada Administración funciona a lo loco y tendrán que actuar pronto.

P. Pero ustedes han tenido y tienen exposiciones temporales de gran tirón. Ahora mismo exhiben a Delvaux y a Raoul Dufy.

R. Pero nunca sabes cómo va a reaccionar el público. Delvaux funciona bien, pero Dufy no tanto, aun siendo un impresionista de primer nivel del que hemos conseguido cuadros extraordinarios. Creo que el gran público solo quiere ver lo que conoce y solo conoce cuatro cosas. Como los niños, quiere ver siempre la misma película. Todos los días lo mismo: Monet, Van Gogh, Picasso, Dalí o Sorolla.

P. A ustedes se les ha acusado a veces de abusar de los impresionistas, puede que los más populares y gozosos de ver.

R. Sí, pero el gran éxito, el indiscutible, fue Cézanne. Mi línea en el Thyssen ha sido una línea quebrada, en zigzag. Ahora tenemos a Delvaux y Dufy. Este verano Zurbarán y Vogue. En otoño, Munch y La ilusión del Oeste. El próximo año, Caravaggio y Caillebotte.

P. ¿Cree que los medios públicos hacen lo suficiente por la difusión del arte?

R. No hacen nada. O casi. Lo que sale en televisión de los museos es mínimo. Antes teníamos Informe Semanal, donde solía salir alguna exposición muy bien contada. Ahora queda Carlos del Amor en la Primera y Antonio Gárate en 24 Horas. El otro día, vi un reportaje en Telemadrid de una pintora llamada María Jesús de Frutos en Casa de Vacas, espacio municipal. En la entrevista, ella explicaba que es la esposa de Enrique Cerezo [presidente del Atlético de Madrid]. Su exposición se titulaba Colores de milonga. Desolador.

Historia del Thyssen y del Paseo del Arte

Las puertas del museo se abrieron en 1992, con la colección adquirida por el Estado español al barón Hans Heinrich Thyssen-Bornemisza en 1993. Su fundación, cuyo patronato corresponde al Ministerio de Cultura, se creó en 1988. En 2004, se inauguró la ampliación a través del Palacio de Villahermosa con la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza.

Tomás Llorens fue el primer director artístico de la pinacoteca. Hace 10 años, le sustituyó Guillermo Solana.

Junto al Museo del Prado y el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, formó la llamada Milla de Oro o el Paseo del Arte de Madrid, a lo largo del eje del paseo del Prado. Luego se incorporaron CaixaForum, la Fundación Mapfre (ya en Recoletos) o CentroCentro Cibeles.

Por Ángeles García en El País.