7 junio, 2011

El Gobierno lleva dos años «valorando» si entra en el Patronato del IVAM (Las Provincias)

El Ministerio reflexiona entrar en el órgano del museo y rechaza hacerlo en el del Palau de les Arts «por la necesidad de mayor transparecia en su gestión»

El Ministerio de Cultura admite que el Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM) es un museo «de indudable calidad y prestigio». Menos mal. Pero tales virtudes, sin embargo no son suficientes para que la ministra Ángeles González Sinde se decida a que el Gobierno central entre en el Patronato del IVAM. De hecho, según la contestación que da el Ejecutivo a las preguntas realizadas por los diputados valencianos del PP en el Congreso, después de dos años, se sigue pensando si participa o no en el primer museo de España que se consagró a la exposición de arte moderno.

La contestación del Gobierno central, de no ser porque se trata de un tema muy serio, tendría hasta gracia. Da la sensación de que, desde el Ministerio, hay cierto tono vacilón en su contestación a la pregunta de si piensa aceptar la invitación de formar parte del Patronato del IVAM. La respuesta señala que Cultura mantiene «en valoración» la propuesta, y aún parece que hay que dar gracias por ello, pues se asegura que los dos años reflexionando «pone de manifiesto el interés y la colaboración del Ministerio en un periodo de carácter restrictivo».

La paradoja alcanza su clímax cuando se contesta a la pregunta de cuál es el criterio de Cultura para que, durante la legislatura, en los museos catalanes MNAC y MACB haya invertido 5,7 millones y 14,8 millones, respectivamente, mientras que al IVAM lo ha despachado con 485.000 euros. Y es que el Gobierno recuerda que, en el caso de los recintos catalanes, «está representado en los patronatos».

El Ministerio lleva dos años pensándose si entra en el IVAM, y aún así, escuda su pírrica inversión en el museo valenciano, precisamente, por no estar en su Patronato, y no está en él porque en dos años no se ha decidido a entrar, a pesar de su «indudable calidad y prestigio».

Parece, al menos, más clara la postura gubernamental en lo referente al Palau de les Arts.

El Ministerio de Cultura asegura que es inoportuno formar parte de los órganos de gobierno de la Fundación Palau de les Arts, según su respuesta a los diputados del PP. Y la falta de oportunidad se atribuye a la «necesidad de una mayor transparencia en la gestión del teatro y de su función».

Desde el Gobierno se considera que deben incoporararse «otras instituciones públicas» en el patronato, apela a las «recomendaciones de la Sindicatura de Cuentas de la Generalitat» y pone en cuestión «la sostenibilidad del modelo de gestión». De esta forma, vía Congreso de los Diputados, la ministra Sinde contesta a la petición que hace dos años realizó por escrito la consellera de Cultura, Trini Miró.

La participación del Ministerio en los patronatos, los órganos de gobierno de las instituciones culturales, garantiza que el Gobierno incluye en sus presupuestos una serie de inversiones notables para los recintos en los que participa. Es sorprendente constatar que en las respuestas del Gobierno respecto a su cuantiosa y sustanciosa inversión en el Teatro Real o el Liceo, se subraye que ambos cuentan con «gran trayectoria histórica». Mientras que el IVAM, el primer museo de arte moderno que se creó en España, no se beneficia ni de su «pretigio» ni de su historia.

logo_las_provincias