25 febrero, 2013

El FBI podría intervenir en la subasta del ‘banksy’

El FBI podría intervenir hoy en el último momento e impedir la subasta en Miami del ‘banksy’ desaparecido la semana pasada del barrio londinense de Haringey. La policía norteamericana se ha puesto en contacto en las últimas horas con Scotland Yard para pedir que investigue si el mural fue efectivamente “robado”.

Frederic Thut, director de Fine Art Auctions en Miami, aseguró sin embargo ayer que “todo está en regla” y que el mural ‘Slave Labour’ va a ser subastado –por un valor estimado de 600.000 euros- junto con otras obras de arte callejero, incluida otra obra de Banksy ‘arrancada’ de una pared es Cisjordania.

Según Thut, la obra llegó a la casa de subastas de Miami “a través de un reputado coleccionista”. Thut se aferró al contrato de confidencialidad para no revelar el nombre de su cliente… “Hemos hecho todas nuestras averiguaciones y podemos garantizar al 150% que no ha habido nada ilegal. Es más, nuestra intención es proteger y conservar una obra de arte que, de lo contrario, podría resultar dañada”.

‘¿Por qué?’

Miles de vecinos de Haringey se han sumado entre tanto a una petición por email reclamando la devolución del mural, en el que puede verse a un niño asiático fabricando banderitas británicas. La obra apareció el pasado mes de mayo en protesta por los fastos del jubileo en una tienda de Poundland (Todo a un libra).

La concejala local Claire Kober ha dirigido incluso una carta al alcalde de Miami, Tomás Regalado, pidiéndole incluso que paralice la subasta. El director de Fine Art Auctions asegura que en los últimos días ha recibido todo tipo de improperios y amenazas procedentes de Londres.

Se sospecha que la obra, que estaba protegida con plexiglás, pudo ser vendida por el propietario del edificio de Haringey por una cantidad astronómica a un coleccionista. Los vecinos alegan que el mural era “un regalo del artista a la ciudad” y que por tanto no podía ser “expropiado” ni comercializado.

Junto al desconchado de cemento dejado por el mural, ha aparecido en las últimas horas un pequeño grafiti con una rata preguntando: “¿Por qué?”. Los expertos en arte callejero consideran que podría tratarse de la respuesta personalísima e indignada del propio Banksy a la decisión de quitar el mural y subastarlo por un precio astronómico.

Por Carlos Fresneda de El Mundo