8 septiembre, 2014

El entorno de la pinacoteca del San Pío V no tiene quien lo remodele

san-pio-v

La remodelación del entorno del Museo de Bellas Artes de Valencia, una de las pinacotecas más importantes del país, tendrá que esperar, según los socialistas. El concejal del PSPV Vicent Sarrià asegura que el proyecto de urbanización de la calle Genaro Lahuerta y Vuelta del Ruiseñor en el entorno del museo no podrá llevarse a cabo porque no hay prevista expropiación ni presupuesto para las siete parcelas privadas, con una superficie de 1.300 metros cuadrados.

Sarrià ha recordado que su grupo ha denunciado reiteradamente la degradación del entorno del San Pío V, cuya urbanización y ajardinamiento de las calles Genaro Lahuerta y Vuelta del Ruiseñor ya estaba prevista en el PGOU vigente desde 1989.

“Barberá ha dispuesto de casi 24 años para que la segunda pinacoteca de España tuviera un entorno digno pero nunca ha considerado esta obra prioritaria”, ha manifestado Sarrià, “y ahora que se presenta el proyecto con cargo al Plan Confianza de la Generalitat, no se ha previsto que 1.300 metros cuadrados de suelo necesario son privados y hay que expropiarlos, cuyo coste podría ascender a un millón de euros, que no están previstos en las cuentas locales.

El proyecto de Obras de Urbanización y apertura de la calle Pintor Genaro Lahuerta prevé ajardinar el tramo del antiguo zoológico de Viveros y la peatonalización de la calle Vuelta del Ruiseñor, y para este proyecto que asciende a 1,6 millones de euros, la Generalitat ya ha dado el primer paso de autorizar la financiación, pero tal como ha recordado Sarrià “la alcaldesa está engañando a los vecinos porque sin la propiedad pública del suelo no podrán adjudicarse las obras”.

“La degradación del entorno del Museo de Bellas Artes es vergonzosa” ha comentado Sarrià, y ha exigido a la alcaldesa que “se adquieran los terrenos con carácter urgente para que las obras se inicien cuanto antes y acabar con la vergüenza que supone que miles de turistas que acuden al museo se escandalicen por esta lamentable situación de abandono”.

Por Cristina Vázquez en El País.