22 febrero, 2011

El Desarrollo Legislativo del Reglamento de Seguridad Privada

El Gobierno ha publicado recientemente en el Boletín Oficial del Estado, cinco Ordenes Ministeriales desarrollando el vigente Reglamento de Seguridad Privada

Ha sido la conclusión de un proceso modélico, excepcionalmente participativo y abierto, liderado por la Unidad Central de Seguridad Privada del Cuerpo Nacional de Policía, que ha sabido contar con el concurso de los expertos de las asociaciones del sector, y demás estamentos oficiales también representados en la Comisión Central de Seguridad Privada del Ministerio del Interior. Con ello, esa Unidad Central ha hecho realidad lo que marca nuestra Constitución como fin de la Administración: “servir con objetividad los intereses generales”.

Los medios profesionales han considerado que este notable trabajo clarifica y completa el régimen jurídico de los principales aspectos del sector de la seguridad y sus 4 grandes áreas: el Personal, las Empresas y los sistemas electrónicos que implantan, las Medidas de seguridad y la Coordinación entre seguridad publica y privada, representada por sus Comisiones Mixtas.

En concreto las cinco órdenes, que pueden verse en los enlaces respectivos, hacen referencia  a:

La “Orden INT/316/2011, sobre funcionamiento de los sistemas de alarma en el ámbito de la seguridad privada” concreta quiénes pueden realizar las instalaciones de medidas de seguridad, cuáles deben ser las características de los elementos que las integran, los contenidos y especificaciones de los proyectos de instalación, en qué deben consistir las revisiones de mantenimiento, los requisitos que han de reunir los operadores de una central de alarmas, el protocolo de actuación para considerar que una alarma está correctamente verificada y los procedimientos de comunicación, denuncia y desconexión de las alarmas, entre otras cuestiones.

Personal de Seguridad Privada
Por otro lado, en la “Orden INT/318/2011, sobre personal de seguridad privada” se fijan los requisitos que han de reunir los centros de formación para su autorización, así como los del profesorado para su acreditación. También se establecen las características de la tarjeta de identidad profesional y cartillas del personal de Seguridad Privada y se especifican aspectos relativos a la uniformidad y armamento de los vigilantes y guardas de campo. Por último, se complementan las indicaciones legales y reglamentarias relativas a habilitación, delegación de funciones, menciones honoríficas, así como los principios de actuación y de colaboración con la Seguridad Pública.

Empresas
La “Orden INT/314/2011, sobre empresas de seguridad privada” facilita la incorporación de todas aquellas disposiciones nacionales y europeas que modifiquen las ya existentes, con el fin de mantener actualizados los aspectos tecnológicos inherentes a dichas normas. Esta Orden también determina los grados de seguridad de los sistemas instalados en las sedes o delegaciones de las empresas, simplifica y refuerza las medidas de seguridad de los armeros, modifica algunas características de los vehículos de transporte de fondos, valores y objetos valiosos y define con mayor precisión la normativa anterior en aquellos conceptos cuya interpretación era compleja.

Medidas de Seguridad

A través de la “Orden INT/317/2011, sobre medidas de seguridad privada” se actualizan las medidas de seguridad que han de implantar los establecimientos obligados, especialmente las de aquellos conectados a centrales de alarmas y dotados de sistemas de captación y registro de imágenes. Con esta Orden, se mejora la seguridad en la recogida y entrega de efectivo, se actualizan las cantidades dinerarias que habían quedado desfasadas y se simplifican las obligaciones existentes para las entidades de crédito y agencias financieras en lo que respecta a las medidas de seguridad. Mediante este texto, además, se actualizan también las Normas UNE y UNE-EN.

Comisiones Mixtas
Finalmente, la “Orden INT/315/2011, por la que se regulan las Comisiones Mixtas de Coordinación de la Seguridad Privada” modifica y concreta la composición y funcionamiento de las Comisiones Mixtas de Seguridad Privada nacional y provinciales, con motivo de los cambios normativos que ha experimentado el sector en los últimos tiempos.