16 octubre, 2014

El cuadro de Velázquez que rescató Botín… no es de Velázquez

botin

El profesor Jonathan Brown, del Instituto de Bellas Artes de la Universidad de Nueva York y autoridad mundial en la vida y obra de Velázquez, ha negado que La educación de la Virgen, que se conserva en la Universidad de Yale (EEUU), sea del sevillano, en la apertura del simposio ‘El joven Velázquez’.

Un cuadro cuya restauración fue pagada por Emilio Botín a la institución, donde fue hallado hace cuatro años en unos almacenes en pésimo estado de conservación. Botín firmó el acuerdo con la Universidad para financiar el rescate y se acercó a los EEUU a dar el visto bueno. Precisamente el día de su fallecimiento tenía previsto presentar el cuadro en sociedad.

Brown, que por razones de salud no ha podido asistir al simposio internacional centrado en este cuadro que algunos especialistas consideran el primero pintado por la mano de Velázquez de los que se conservan, ha enviado una comunicación que ha sido leída en la inauguración del encuentro científico.

En ella, no exenta de ironía desde el título -La educación de la Virgen de Yale: ¿sobresaliente cum laude o suspenso?-, el profesor llega a calificar este cuadro de “desmañada pintura” que, en su opinión, “no contribuye al mejor conocimiento de los orígenes de uno de los pintores más innovadores e imaginativos de todos los tiempos”.

El profesor Jonathan Brown, del Instituto de Bellas Artes de la Universidad de Nueva York y autoridad mundial en la vida y obra de Velázquez, ha negado que La educación de la Virgen sea del pintor sevillanoEl texto de Brown ha sido leído por Benito Navarrete, director del simposio y comisario de la exposición del mismo título inaugurada ayer en Sevilla con el cuadro de Yale y otras obras de Roelas y Velázquez.

Navarrete ha dicho a Efe que la comunidad académica y científica, coincide en atribuir a Diego de Velázquez esta obra pese a la insistencia de Jonathan Brown en sentido contrario.

Del mismo modo que Navarrete se ha pronunciado hoy el conservador jefe de la Frick Collection de Nueva York, Xavier Salomon, quien ha asegurado estar “convencido de que es un Velázquez de los años jóvenes” del genio sevillano.

En posteriores declaraciones a Efe, Salomon ha reiterado esta opinión diciendo que carece de dudas al respecto y encogiéndose de hombros y sonriendo al ser preguntado por la ponencia de Brown.

Un pastiche de alusiones

Brown ha descrito la obra que es objeto de estudio en este simposio como “un pastiche teñido de alusiones” al cuadro de Juan de Roelas también titulado La educación de la Virgen, que en la exposición de Sevilla se exhibe junto al atribuido a Velázquez, cuya restauración a cargo de Carmen Albendea ha sido financiada por Santander Universidades.

Según Brown, “la esencia de la pintura juvenil de Velázquez estriba en tres elementos específicos: la original interpretación de las fuentes visuales, sus sorprendentes recursos técnicos y como testimonia Pacheco (su maestro y su suegro), y el uso de modelos vivos”.

“Pues bien, ninguno de estos se evidencian en la pintura” conservada en la Universidad de Yale, según Brown, que la ha comparado con otro cuadro de Velázquez datado también en 1617, cuando a los 18 años el artista sevillano fue admitido en el gremio de pintores.

El cuadro elegido por el profesor estadounidense para comparar con La educación de la virgen es un bodegón conservado en San Petersburgo, de mucha mayor destreza pictórica a su juicio.

Para Brown, “en las controversias sobre atribuciones, los elementos técnicos solo conforman otra manera de probar la autoría” y apoyarse en esos elementos, a los que también se ha referido como “evidencias circunstanciales”, es para él “ni más ni menos concluyente que el denominado ‘juicio del ojo'”, como se denomina a la apreciación de un especialista cuando se enfrenta a una obra desconocida o de valor indeterminado.

El profesor, antes de hablar de “lo velazqueño”, ha recordado que Velázquez tuvo éxito desde primera hora entre las elites sociales y que, ya en su época, “copias y pastiches de estas innovadoras composiciones velazqueñas pronto serían objeto de demanda”.

De las treinta ponencias que integran el simposio servirá de conclusión, el viernes por la tarde, la dedicada a la atribución a Velázquez de la obra, a cargo de Javier Portús, del Museo del Prado, y de John Marciari, de la Biblioteca y Museo Morgan de Nueva York.

La educación de la Virgen, atribuida a Velázquez desde 2010 y conservada en la Universidad de Yale, donde permaneció olvidada durante décadas en un almacén, estuvo en paradero desconocido casi tres siglos y ahora ha regresado a Sevilla, cuatrocientos años después de ser pintada.

Por El Confidencial.