16 marzo, 2013

El Consejo de Ministros retrasa la aprobación del anteproyecto de Ley de Propiedad Intelectual

La vicepresidenta Sáenz de Santamaría y el ministro Wert, en el pasado Consejo

El Gobierno ha decidido a última hora de esta tarde aplazar una semana la aprobación en el Consejo de Ministros del anteproyecto de reforma de la Ley de Propiedad Intelectual (LPI).A pesar de que todo indicaba que el anteproyecto sería aprobado esta semana, «problemas de agenda del Consejo», según fuentes oficiales, han impedido que entre en los índices de temas a tratar. Sí se mantiene la aprobación del Estatuto del Reina Sofía.

Otras fuentes aducen que el rechazo de las entidades de gestión, que ayer escribieron al ministro una carta contra el ateproyecto, así como tensiones con la Asociación Editores de Diarios Españoles, que hizo púbilco esta tarde un comunicado mostrando su preocupación por los derechos de propiedad intelectual digitales de la prensa, estaríandetrás de la decisión de última hora.

El retraso de una semana permitirá limar algunas de las asperezas que han despertado los detalles conocidos del anteproyecto que regula, además de los cambios en la compensación de la copia privada (declarando ilícitas algunas copias que hoy están comprendidas en dicha compensación), la relación de las entidades de gestión con el Gobierno, su rendición de cuentas y una nueva fijación de las tarifas, así como un nuevo tipo de sanciones.

Por otra parte, una de las claves puede residir también en que regula la compensación por las copias empleadas en la educación, que había sido prácticamente eliminada en el texto del anteproyecto, incluso en internet, algo que había disparado todas las alarmas en el Gremio de Editores y en el Centro Español de Derechos Reprográficos (CEDRO). Así mismo, varias de las entidades de gestión habían enviado a sus socios cartas para movilizarlos en contra de un proyecto legal que «pone en peligro los derechos de autor».

Desde el Gobierno se hacía desde ayer un esfuerzo por explicar que el anteproyecto era un texto base para confrontar con los criterios del sector (que se había sentido preterido en la redacción del articulado), y aducían que se han convocado reuniones informativas para dialogar antes de que el texto pasase al trámite parlamentario. Ahora, con una semana de retraso, podrá explicarse sin premura.

Por Jesús García Calero de ABC.