9 abril, 2015

El cine Madrid ‘esconde’ restos del antiguo convento del Carmen

convento-carmen

Las obras para construir un gimnasio, un centro comercial y un aparcamiento en el edificio histórico que albergaba los cines Madrid, cerrados desde 2002, desvelaron el pasado mes de noviembre la estructura de metal de un frontón construido a principios del siglo XX. Ese armazón fue desmontado, pero el derribo posterior del inmueble ha permitido descubrir en sus cimientos los restos del circo que ocupaba ese lugar hasta el siglo XIX. Y, sobre todo, los vestigios del convento del Carmen Calzado, anexo a la iglesia de Nuestra Señora del Carmen y San Luis, incluido el acceso a la cripta y enterramientos.

El edificio derruido se levantaba sobre una parcela de 2.017 metros cuadrados en el número 2 de la plaza del Carmen. Ahora ya sólo queda la fachada, con las columnas de inspiración clásica que franqueaban el acceso. El Ayuntamiento aprobó en octubre un plan urbanístico para “rehabilitar y poner en valor” el edificio. El inmueble estaba incluido en el Catálogo de Edificios Protegidos con nivel 3 grado parcial; en la práctica, el blindaje sólo comprendía la fachada. La Comisión Local de Patrimonio Histórico del Municipio de Madrid, dependiente del Ayuntamiento (PP), informó en julio a favor de la obra, que obtuvo también el beneplácito de la Comisión para la Protección del Patrimonio Histórico, Artístico y Natural, controlada por la Comunidad (PP). Los propietarios privados planean instalar un gimnasio en los pisos superiores; la planta baja y la primera albergarán comercios. Bajo rasante se construirá un aparcamiento de 73 plazas.

La Comunidad aboga por documentar y cubrir los vestigios arqueológicos

El permiso municipal y regional obligaba, como es preceptivo en las obras del centro de la ciudad, que se informara a la Dirección General de Patrimonio de la Comunidad en caso de hallarse restos, para realizar las excavaciones arqueológicas pertinentes.

Fuentes de la Consejería regional de Cultura han confirmado a EL PAÍS el descubrimiento de “la medianería colindante con la iglesia del Carmen, huella del convento” (destruido en el siglo XIX), “así como de accesos y vanos de comunicación de la iglesia”. “Han aparecido además las trazas de los dos claustros del convento, el acceso a la antigua cripta y restos de enterramientos con sus correspondientes lápidas”, han añadido.

“La construcción en el pasado de un circo y luego de un frontón —cuyos vestigios se han desenterrado también— ha impedido que los restos del convento y los enterramientos llegaran a nuestros días más completos. Lo que ha salido a la luz ahora son los pocos cimientos que quedaban y huellas de los enterramientos”, aseguran dichas fuentes. “La Comunidad estudia ahora las medidas a tomar para que en la nueva construcción quede patente la huella arqueológica del convento y que allí hubo un pasado. Es posible que se tomen medidas similares a las del edificio Apple”, concluyen.

Durante las obras de la tienda insignia de esa multinacional en España, en el número 1 de la Puerta del Sol (el antiguo hotel París, coronado antes por el cartel de Tío Pepe), se desenterraron los cimientos de los muros exteriores del hospital del Buen Suceso, anejo a la iglesia del mismo nombre. Ambos edificios fueron derruidos en 1854. La Comunidad apostó por cambiar la pavimentación del sótano para que recogiera “de forma simbólica” el trazado de esos muros. Los restos descubiertos, una vez documentados, fueron tapados por el suelo de la tienda.

Madrid, Ciudadanía y Patrimonio exige que conserve el conjunto patrimonial hallado

La asociación Madrid, Ciudadanía y Patrimonio ha instado sin embargo a la Dirección regional de Patrimonio a “proteger y poner en valor el conjunto arquitectónico de la iglesia del Carmen y el antiguo convento” tras el hallazgo de esos “importantes restos arqueológicos”. “Además de conservarse la traza vertical de los muros de la iglesia, con el revoco de yeso de las arquerías de los claustros, trazas de muros y vanos cegados, han surgido los restos en planta de los dos claustros históricamente documentados. A su vez, se superponen restos de la cimentación del circo americano”, explica en su solicitud formal.

El arquitecto Álvaro Bonet ha denunciado además que, según el testimonio de vecinos, ha tenido conocimiento de la supuesta aparición de restos del enlosado de granito que cubría uno de los dos claustros conservados; según añade, fueron desmontados y trasladados en camión como si de escombros se tratase. Bonet señaló además que también se hallaron tumbas con lápidas labradas, que, aseguró, fueron retiradas.

Por Bruno García Gallo en El País.