8 mayo, 2014

El Ayuntamiento da por perdidas 160 obras de arte y piezas históricas

arte-perdido

El Ayuntamiento de Madrid ha dado por perdidas 158 obras de arte y objetos históricos que figuran en su inventario pero que no ha sido capaz de localizar tras una búsqueda exhaustiva.

El patrimonio histórico-artístico del Ayuntamiento consta de 6.708 objetos, valorados en 46,6 millones (precio que se les dio cuando entraron en el inventario y que no es el actual). Buena parte están ubicados en las calles y plazas: son fuentes o estatuas, por ejemplo; hay 1.678 repartidas por toda la ciudad, valoradas en 15,8 millones. Otros, los más delicados, se exhiben en museos: 3.851 piezas por 19,6 millones. El resto, hasta sumar 1.179 objetos y 11 millones, deberían estar en dependencias municipales. La gran mayoría constan en el inventario con su descripción, valor y ubicación. Pero unas 200 se hallaban en paradero desconocido.

EL PAÍS denunció el extravío de esos bienes hace tres meses. El Gobierno municipal, que dirige Ana Botella (PP), abrió entonces una investigación para determinar la ubicación de esas obras a través de la Inspección General de Servicios (que tiene como cometido “el control y supervisión de la legalidad de las actuaciones administrativas”). De resultas de esas pesquisas, se han hallado 25 bienes extraviados. El resto, 158, se dan por perdidos, a falta de realizar eso sí una segunda comprobación antes de cerrar definitivamente el inventario actualizado.

Las obras localizadas tienen un valor aproximado de 46.000 euros. Las que se dan por perdidas, 620.500 euros. Sin embargo, esta valoración es orientativa: en el inventario aparece el precio estimado de cada obra en el momento de su incorporación al listado; esas cifras no han sido actualizadas a lo largo de, en muchos casos, décadas.

“Trabajaremos para localizar estos bienes, pero arrastramos esta situación desde hace mucho tiempo”, prometió en enero el concejal de Las Artes, Pedro Corral. Según explicó, el inventario se revisa anualmente desde 1990, cuando era alcalde Agustín Rodríguez Sahagún (CDS). Y ya entonces fue imposible localizar 131 obras. En el listado actual, el 70% de los bienes extraviados lo están desde antes de esa fecha.

Sin embargo, desde que llegó a la alcaldía Alberto Ruiz-Gallardón (PP), en 2003, hasta que cedió el bastón de mando a Botella, a finales de 2011, han desaparecido o se han extraviado 36 obras.

En otras palabras: en el inventario de 2003 figuraba la ubicación de esas 36 piezas, mientras que en el listado de 2013 aparecen bajo el epígrafe “pendiente de comprobación”. Con la salvedad de que sí se ha comprobado que no están donde deberían de estar. Ni en ninguna otra parte.

Eso no significa, por supuesto, que alguien se las haya llevado a su casa. La etapa de Gallardón al frente de la alcaldía se caracterizó por la profusión de reformas en edificios públicos, que obligaron en muchos casos a mudar su contenido. A mudarlo, eso sí, a una ubicación conocida y registrada, no al limbo, como ha sucedido. Entre las obras desaparecidas hay dos grabados de Eduardo Arroyo valorados en 6.000 euros, y otros cuadros de hasta 9.000 euros; relojes, porcelanas y una gran profusión de lienzos de poco valor pecuniario (entre 50 y 900 euros) procedentes de concursos. Hay varias obras, de hecho, que han desaparecido de la Junta de Retiro, de donde se volatilizó en 2007 un cuadro de Antonio de Felipe valorado en 12.000 euros que, tras una polémica investigación del Ayuntamiento y del PP de Madrid, fue enviado de forma anónima a EL PAÍS para ser devuelto al Gobierno municipal.

Entre las obras que el Ayuntamiento da también por perdidas, pero que llevan mucho más tiempo en paradero desconocido hay dos óleos del siglo XVII valorados en 30.000 euros; una colección de esculturas de mármol neoclásicas de 60.000 euros; otra de 27 piezas de finales del siglo XVIII procedente del palacio de los Duques de Osuna; dos jarrones estilo Sajonia de 7.000 euros; dos relojes del siglo XIX de 9.000 euros; mobiliario de época valorado en más de 70.000 euros; dos enormes lámparas de techo del siglo XIX de bronce y cristal de 6.000 euros; varios relojes de entre 6.000 y 9.000 euros; una colección de cerámicas de 10.000 euros; un repostero del siglo XVII de 6.000 euros; un fajín para la Virgen de la Almudena, regalo de la reina Isabel II, valorado en 3.000 euros; una colección de alfombras de 132.000 euros; candelabros y copas de plata valorados en 30.000 euros, etcétera.

Una vez más, esas tasaciones se hicieron en muchos casos hace décadas, en pesetas, y desde entonces solo se han revisado para pasar la cifra, sin tocarla, a euros.

Piezas ‘olvidadas’ en un almacén

Durante la investigación realizada en las últimas semanas, el Ayuntamiento ha localizado 21 obras extraviadas, además de otras cuatro que formaban parte de colecciones desaparecidas de las que no se sabe su destino conjunto. Una pieza de cerámica de escaso valor económico se ha eliminado del listado al descubrirse que estaba rota.

Entre las obras recuperadas destaca un lienzo de José Luis de Palacio, valorado en 18.000 euros, que retrata al exalcalde socialista Enrique Tierno Galván; fue hallado en el almacén del centro Conde Duque. Allí estaba también una colección de 24 pinturas de la escuela de cerámica valorada en 14.000 euros. Precisamente en esa escuela se localizaron dos esculturas valoradas en 4.500 euros, y otras piezas (murales, moldes, etcétera) de escaso valor económico.

También en el almacén del Conde Duque se halló una colección de 207 estampas y 2.770 fotografías valorada en 1.800 euros, y varias serigrafías. En el sótano del Museo Municipal se encontró un lienzo de Manuel Fernández Sanahuja valorado en 6.700 euros. Todas las obras figuraban en paradero desconocido en el inventario de 2003.

La concejal Milagros Hernández (IU) exigió al Ayuntamiento que realizara una auditoría del inventario municipal para cotejarlo “con la realidad”, una petición en la que coincidieron tanto el PSM como UPyD. Hernández pidió que en el listado figurara, además de las características del objeto, el nombre y apellidos del responsable de su custodia.

La concejal Patricia García (UPyD) reclamó al Ayuntamiento que peinara las dependencias municipales para incluir en el inventario aquellas obras artísticas que ahora no figuran en él.

Por Bruno García Gallo en El País.