13 noviembre, 2013

El arte de proteger el legado cultural

Las raíces del Museu Nacional d’Art de Catalunya (MNAC) se encuentran en la labor de recuperación y conservación del patrimonio que, en Cataluña, empezó en la segunda mitad del siglo XIX y culminó con la inauguración del museo en el Palau Nacional de Montjuïc en 1934.

MNAC_EDITADA

Gracias a esa labor de recuperación y conservación, el MNAC conserva una colección de arte románico única en el mundo que, junto con la colección de arte gótico, lo convierte en el gran museo del arte medieval en España. Otro de los tesoros del museo es su colección de obras modernistas, entre las que se encuentran conjuntos excepcionales de muebles y elementos de artes decorativas diseñados por Antoni Gaudí, Jujol, Gaspar Homar o Puig i Cadafalch.

En 1990, la Ley de Museos de Cataluña restablece la unidad de las colecciones del antiguo Museu d’Art de Catalunya (colecciones de arte románico, gótico, del Renacimiento y del barroco) y del Museu d’Art Modern (colecciones de arte de los siglos XIX y XX), y lo declara museo nacional, incorporando a la nueva estructura museística el Gabinete de Dibujos y Grabados, el Gabinete Numismático de Cataluña y la Biblioteca General de Historia del Arte. Posteriormente, en 1996, se crea el departamento de Fotografía y esta disciplina artística queda englobada en el proyecto museístico.

A través de todo este tiempo, el MNAC ha ido integrando colecciones a través de depósitos, donaciones y adquisiciones provenientes de la sociedad catalana y de las instituciones más relevantes del país. El fondo actual lo componen 260.000 piezas distribuidas en pintura, escultura, dibujos y grabados, carteles y fotografía. Aproximadamente la mitad de este fondo es material numismático (moneda y medallas). De todas las colecciones, aproximadamente 3.000 obras están expuestas al público en el Palacio Nacional de Montjuïc, sede del MNAC, hay algunas cedidas a instituciones públicas y el resto depositadas en sus almacenes (reservas), protegidas, conservadas y catalogadas para su consulta o estudio.

La seguridad

Para entender la razón por la cual nuestra institución dispone de un departamento de Seguridad, he creído conveniente explicar la importancia histórica del origen de sus colecciones. Es precisamente a raíz del nombramiento por parte de la Junta de Museos de Cataluña, y en cumplimiento de la Ley de Museos, que se diseña toda la infraestructura necesaria de seguridad.

MNAC_EDITADA

La dirección del MNAC me nombra responsable del departamento y me encarga las siguientes funciones:

– Dirección, organización y administración de la seguridad en el ámbito de la protección de las personas, bienes e información.- Estudio y valoración de las necesidades de los diferentes departamentos del museo y establecimiento de prioridades.

– Organización y coordinación de los diferentes equipos de vigilancia de seguridad privada y control de salas del MNAC.

– Formación en materia de seguridad en el museo a todo el personal que trabaja en la institución.

– Prevención, protección e investigación.

– Seguimiento de la gestión de las empresas de seguridad contratadas (vigilancia, control de salas, así como el mantenimiento e inversión en todo tipo de instalaciones de seguridad).

– Coordinación de las medidas de seguridad y salud laboral.

– Coordinación a nivel de seguridad de los actos o eventos que se llevan a término en los espacios de la Sala Oval, Sala de la Cúpula y auditorios.

– Actualización del Plan de Autoprotección del MNAC.

En cuanto a la vigilancia, el departamento de Seguridad, para dar cobertura suficiente a las actividades propias y habituales del museo, así como también a la realización de actos protocolarios públicos y privados con motivo de inauguraciones y celebraciones, dispone de un equipo de vigilancia de seguridad privada distribuido por puntos estratégicos del edificio y otros que efectúan un patrullaje interior, constituyendo un servicio para atender las incidencias derivadas de actividades que comportan una supervisión, acompañamiento o control.

En la zona expositiva se dispone de un equipo de controladores (personal de empresa externa de servicios), cuya misión es el control y la atención al público, así como la circulación y el comportamiento de éste dentro de las salas. También ejerce funciones dentro del Plan de Autoprotección del museo.

Una de las líneas a seguir por parte del departamento es la de perfeccionar, actualizar y adecuar a la normativa del Real Decreto 393/2007, de 24 de marzo de 2007, sobre los Planes de Autoprotección de edificios de concurrida afluencia, el Decreto 82/2010, de 29 de junio, de la Generalitat de Catalunya, por el cual se aprueba el catálogo de actividades y centros obligados a adoptar medidas de autoprotección concretando el contenido de éstas.

En este sentido, se ha actualizado la señalización de emergencia y se ha dotado de equipos de seguridad a todo el personal responsable de las emergencias en todas las plantas del edificio.También se ha llevado a cabo la formación de todos los trabajadores del museo (internos y externos), así como del personal responsable de emergencias ESI y EPI a través de cursos específicos impartidos por bomberos especializados en la materia.

Sistemas electrónicos

La función y la línea de actuación de este departamento en relación con los sistemas electrónicos de control y detección en el edificio son:

– Adecuación al sistema de seguridad, implantación en función de las necesidades existentes y la información que pueda afectar a la operativa de seguridad.

– Adecuación de zonas especificas del edificio del Palacio Nacional a las necesidades de control establecidas; continuar la adquisición de diferentes equipos de protección.

– Seguimiento de las instalaciones de seguridad, intrusión, CCTV, control de accesos, detección y extinción de Incendios.

– Configuración, integración a la gestión de seguridad y puesta en funcionamiento de todos sistemas de CCTV, intrusión y control de accesos, sistemas de detección y extinción de incendios.

– Generar un stock suficiente de material atendiendo su exclusividad, que nos sirva para garantizar una actuación mantenedora de los elementos de detección en el caso de una activación por avería.

MNAC_EDITADA

La tecnología se ha convertido en herramienta fundamental e imprescindible en la sociedad actual. Su implantación en aplicaciones de seguridad en el ámbito de los museos está siendo positiva y los avances en la mejora de la seguridad integral se están dando, en gran parte, gracias a la aportación tecnológica de los sistemas de comunicación, tanto pasivos como activos. Éstos deben gestionarse con eficacia y de manera razonable, no podemos llenar los edificios de medios electrónicos de seguridad sin disponer de un análisis de las necesidades reales para su instalación. Pero no nos engañemos, la tecnología básica en el funcionamiento de cualquier sistema no tendría ningún éxito si no va acompañada de una respuesta adecuada por parte del personal que vigila o controla. Este personal tiene que estar correctamente formado en las funciones encomendadas. Creo necesario un buen equilibrio entre los sistemas electrónicos de seguridad y la vigilancia humana; el éxito está precisamente en este equilibrio.

Disfrutar de la cultura en todas sus facetas es un derecho de todo ciudadano. Los garantes para que esto se lleve a término son profesionales o especialistas que, cada vez más, buscan la excelencia en todos los ámbitos. En el caso de los museos, por regla general instituciones sin ánimo de lucro, intervienen varios factores como son la conservación, la exhibición, la difusión, la documentación y la protección. El último de estos factores está siempre en conexión con el resto; ¿de qué manera se puede estudiar, investigar, disfrutar del patrimonio artístico, sin ponerlo en riesgo? En nuestra institución siempre se coordinan todos estos factores buscando un equilibrio entre la exhibición, la conservación y el resto de factores, como es la protección. Siempre, utilizando la imaginación, el rigor y la sensibilidad a la hora de proteger las obras, tan necesarios para que nuestro objetivo sea un éxito.

Los museos son espacios donde el ciudadano y la sociedad encuentran una fuente de cultura. La cultura nos hace más libres, nos enriquece como personas; a través del arte descubrimos todo cuanto nos quieren transmitir los artistas.

Es por ello que hemos de dotar a los museos, edificios históricos y monumentos de las medidas de seguridad suficientes y adecuadas para proteger y conservar aquello que a través del tiempo ha llegado hasta nosotros. Se lo debemos a nuestros descendientes, creo que no hay mejor legado

Por SEGURITECNIA.