10 abril, 2014

El amor por la tierra, protagonista de una exposición de Chillida en La Rioja

Chillida

Hasta el 30 de septiembre se podrá visitar en Haro (La Rioja) la exposición titulada «El viento que no vemos», con un conjunto de ocho esculturas de Eduardo Chillida (1924-2002) que muestran su amor por la tierra e invitan al visitante a conversar con las piezas.

Entre ellas destaca una pequeña cruz de piedra, «Sin título», de 1973, que es la primera vez que la familia del escultor la muestra al público, y que procede del Molino de Los Vados (Burgos), donde se encontraba incrustada en sus muros y el artista la extrajo manualmente.

El comisario de la muestra, su hijo Ignacio Chillida, estuvo ayer en la muestra, según informa Efe, en un acto al que también asistieron el presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz, y el consejero delegado de la bodega CVNE, Víctor Urrutia, en una de cuyas nuevas se encuentra la exposición, un espacio oscuro y fuertemente vinculado a la tierra.

En «Escuchando la piedra III» (1996) y «Lo profundo es el aire XVIII y XIX» (1998), el escultor optó por horadar piezas macizas de granito hacia el interior, ideando laberintos para acceder a las entrañas de la materia hasta tocar su esencia, lo que le permitió por primera vez introducir el espacio dentro de un bloque de piedra.

Ignacio Chillida recordó a Octavio Paz y su frase «el viento es la casa del espíritu», para explicar que «El viento que no vemos» era un aforismo que utilizaba Eduardo Chillida para referirse a la naturaleza, la gravedad, la luz y el invisible viento, que «puede llevar a muchas imágenes que no se ven».

Por su parte, Sanz señaló que esta muestra «combina arte, naturaleza y vino», ya que, refiriéndose al lugar donde se encuentra, «la uva nace en la naturaleza, pero luego el hombre la trabaja y la cuida en la bodega, donde envejece».

«Como pasa con un gran vino, sus obras trascienden a lo temporal y se pueden disfrutar igual ahora que dentro de veinte años», aseguró Víctor Urrutia, consejero delegado de una bodega que cuenta con 135 años de historia.

Por ABC