17 noviembre, 2015

El Alcázar de Sevilla saca a la luz sus entrañas

alcazar

Rescatar una galería gótica del siglo XIV cerrada al gran público que refleja la vida cotidiana de los Reales Alcázares de Sevilla. Ese es el reto en el que están inmersos los arqueólogos capitaneados por Miguel Ángel Tabales, que viven estos días en las entrañas del monumento para resucitar un pasado que se remonta hasta la época romana. La sala, que lleva años siendo usada como almacén, será un espacio expositivo por el que pasarán las hasta 400 piezas de la colección arqueológica del monumento, hasta ahora guardada en cajas.

Abandonado durante siglos a pesar de que conservaba su función original, la de almacén o bodega, este semisótano ejemplo de construcción mudéjar en ladrillo no solo será excavado, sino que la labor de los arqueólogos estará a la vista de los visitantes, que podrán ver los avances en persona. “Es un espacio que tiene un gran potencial arquitectónico, con estructura en ladrillo, que formó parte del palacio mudéjar del rey Don Pedro y que permitió aprovechar la muralla islámica como una pantalla para un muro del espacio”, explica Isabel Rodríguez, arqueóloga y actual directora del Real Alcázar. Según Rodríguez, el espacio resultante tras las excavaciones sería similar en estética al de las Atarazanas sevillanas en una proporción “mucho menor”.

El reto de los trabajos supone hacer descender el suelo hasta su profundidad original, unos 70 centímetros por debajo del actual, para recuperar las dimensiones reales de la sala. En ese camino que ya ha comenzado, hay una posibilidad de que aparezcan otro tipo de restos que ayudarían a enriquecer la historia del monumento. “Ahora estamos bajando los rellenos que ha habido en los suelos del semisótano, solo lo necesario para la ejecución de la obra. Es previsible que salgan algún horno califal o restos de cimentación romana, que son muy interesantes para la investigación”, explica la directora.

La galería tiene unos 200 metros cuadrados y su nuevo uso será acoger la colección de restos arqueológicos del propio alcázar. Esa colección la conforman “desde piezas correspondientes a la protohistoria, hasta piezas romanas del propio edificio”. Hasta ahora ese material estaba guardado ante la imposibilidad de mostrarlo por no existir un espacio para hacerlo, aunque la idea es que se transforme en una exposición permanente que cuente la historia del palacio.

Con sus orígenes como palacio en el siglo X, los Reales Alcázares de Sevilla van construyéndose en diferentes estilos a lo largo de su historia aumentando dependencias. Alfonso X el Sabio construye el Palacio Gótico que luego ampliaría en estilo mudéjar Pedro I y más tarde incorporaría estancias de gusto renacentista o barroco. Los Reales Alcázares son Patrimonio de la Humanidad y el palacio real que más tiempo se mantiene en activo de Europa.

Por Miguel Pérez en El País.