22 julio, 2010

Critican lentitud policial en robo

Un coleccionista de arte cubano que alega haber sufrido el viernes el robo de una treintena de valiosos cuadros valorados en $350,000, criticó la lentitud del Departamento de Policía de la Ciudad de Miami para investigar el caso.

La mayoría de los 32 cuadros pertenecían a Rafael DíazCasas, de Nueva York, quien hizo la denuncia, y a Blas Reyes, de Miami. Las otras obras habían sido entregadas para su venta en consignación aDíazCasas.

“El sábado denuncié el caso a la policía y hasta este martes por la mañana no habían pedido los videos de seguridad al almacén ni se había registrado el reporte”, comentó DíazCasas. “Me parece que la policía podría haber actuado con un mayor nivel de rapidez”.

Los óleos y acuarelas fueron robados alrededor de las 7 p.m. del viernes de un almacén de la cadena nacional StorageMart, 4920 NW 7 Street., en Miami. El Nuevo Herald tuvo acceso el lunes a videos de seguridad que muestran a dos individuos tomando unos cuadros de la bodega en el cuarto piso. Igualmente se les ve poniendo los códigos electrónicos para entrar al ascensor del almacén.

De acuerdo con DíazCasas, el sábado a mediodía acudió al almacén para recoger un cuadro que mostraría a un potencial comprador. El candado que había puesto en la puerta corrediza de la bodega había sido cambiado. Localizó al administrador del almacén, quien rompió el nuevo candado. Entonces, dijo, descubrió el robo.

“Me quedé en `shock’, se habían llevado todo”, se lamentó.

El vocero de la policía de Miami, William Moreno, manifestó que el caso se encontraba bajoinvestigación.

“El proceso de registro [en el sistema] del reporte puede tomar hasta 10 días”, señaló Moreno. “Incluso el detective del caso está trabajando en su día de descanso”.

El administrador del almacén, Héctor García, no respondió llamadas de El Nuevo Herald para conocer su versión sobre el robo. También fue imposible contactar a un representante regional de StorageMart.

La bodega fue rentada en junio por Antonio Núñez, de Miami, amigo de DíazCasas, con el propósito de utilizarla para una mudanza.

“El costo era de $148 por mes, el primer mes me lo dieron gratis, y la renovación era mensual”, aseguró Núñez.

DíazCasas, de 43 años, es profesor de la Escuela de Artes Visuales de Nueva York, y a fines de junio llegó a Miami para vender sus obras a coleccionistas de esta ciudad. Precisó que al ver que Núñez disponía de la bodega, decidió guardar allí las obras, ofreciéndose a pagar la mensualidad de julio.

“En Miami se encuentra el principal mercado de arte cubano y vine porque ya habían empezado las vacaciones en la escuela donde enseño”, dijo.

Según DíazCasas, entre las obras robadas había dos del pintor René Portocarrero (1912-1985), que datan de 1945 y 1946; tres de Fidelio Ponce de León (1895-1949) y otras dos de Amelia Peláez del Casal (1896-1968), todos importantes figuras de la plástica cubana del siglo XX. Ninguno de los cuadros estaba asegurado, indicó.

Reyes, un dermatólogo de Miami, dijo que estaba sorprendido por la cantidad de obras que se habían robado.

“Muchas de ellas son muy buenas”, comentó. “Son obras que no son tan fácil de vender”.

logo_nuevo_herald