10 noviembre, 2015

Cortan y roban parte de una columna renacentista del convento de San Clemente

CONVENTO

Cuando ABC les ha dado la noticia en la mañana de este miércoles, las monjas del convento de San Clemente de Toledo no daban crédito a lo que oían. Un trozo de unos 40 centímetros de una de las dos columnas renacentistas de la bellísima portada de la iglesia había desaparecido de la noche a la mañana. Los autores del hecho, al abrigo de la noche y aprovechando que en la zona no hay viviendas cercanas, perpetraron este expolio al patrimonio histórico-artístico de la ciudad valiéndose de un objeto cortante, que bien podría ser una radial. El corte es limpio y no ha causado desperfectos en el resto de la portada.

Por la tarde, dos religiosas del convento de clausura más antiguo de la ciudad y cuna del mazapán, se desplazaron hasta la Jefatura Superior de Policía para presentar la correspondiente denuncia por unos hechos que han causado auténtica indignación entre los vecinos del Casco Histórico de Toledo.

María Jesús Martín Calvo, la madre superiora del convento, de la Orden del Císter, explicó a este diario que es la primera vez que se producen hechos de este tipo en los largos siglos de historia que llevan a sus espaldas. «Debió de ser antes de las cinco de la madrugada, la hora en que nos levantamos a rezar», dijo, y añadió que el Consorcio de la Ciudad de Toledo tenía intención de rehabilitar la portada de la iglesia, que da a la calle de San Clemente, y de una belleza espectacular. El hecho de que las religiosas no oyeran nada responde a que la zona de los dormitorios, donde descansan, está lejos de la iglesia, separada de la puerta por el claustro del jardín.

El convento de San Clemente fue fundado por Alfonso VI (1047-1109) extramuros y trasladado al interior de la muralla por su nieto Alfonso VII. Es uno de los primeros conventos fundados en Toledo tras la Reconquista.

La columna expoliada forma parte de la portada renacentista pleteresca de la iglesia, cuya autoría se atribuye a Alonso de Covarrubias. La portada tiene arco de medio punto sostenido por dos columnas, cuyo fuste está cubierto de motivos renacentistas. En los ángulos hay dos tondos con dos guerreros y en el cuerpo superior, dos hornacinas con esculturas, San Bernardo y San Benito, flanqueados por águilas imperiales y, en el centro, San Clemente, titular del monasterio.

Por María José Muñoz Toledo en ABC.