27 noviembre, 2013

Condenan a seis años y ocho meses a los cabecillas del robo del Kunsthal

robo-Kunsthal

Un tribunal de Bucarest ha impuesto una condena de casi siete años a dos de los acusados en el proceso por el robo de siete obras maestras del museo Kunsthal de Róterdam.

Uno de ellos es el ciudadano rumano Radu Dogaru, de 29 años, quien reconoció haber robado en la noche del 15 al 16 de octubre de 2012 los cuadros con un valor estimado de 100 millones de euros. El segundo condenado es el chófer del vehículo en el que fueron trasladados los cuadros, Eugen Darie.

Los lienzos –entre ellos «Cabeza de arlequín» de Picasso, «La lectora en blanco y negro» de Matisse y «El puente Waterloo de Londres» de Monet– siguen en paradero desconocido. Dogaru y Darie se enfrentaban a penas de hasta veinte años de cárcel que se han visto reducidas al declararse culpables.

Hace pocas semanas Catalin Dancu, el abogado Dogaru había amenazado con denunciar al Kunsthal por negligencia en la protección de los lienzos. Si el museo fuese declarado culpable tendría que «responder de manera solidaria» para pagar al asegurador de los cuadros, que desembolsó 18 millones de euros para compensar al propietario. Esto reduciría la suma que tendría que pagar su cliente si es condenado por robo y no devuelve los lienzos. «La vigilancia en el museo era casi inexistente. La puerta estaba cerrada, no bloqueada, prácticamente entramos con unos alicates», declaró Dogaru, quien según su abogado nunca supo el valor real de las pinturas.

Por otra parte, se mantiene la incertidumbre de si los cuadros fueron destruidos: un peritaje de expertos del Museo Nacional de Historia de Rumanía reveló que las cenizas halladas en la estufa de la madre del cabecilla contenían restos de tres pinturas al óleo, además de clavos y grapas que datan de finales del siglo XIX. La madre de Dogaru, Olga, también ha sido enjuiciada por ayudar a su hijo. El resto de las obras robadas son «El puente Charing Cross de Londres» de Monet, «Mujer delante de una ventana abierta» de Gauguin, «Autorretrato» de Meijer de Haan y «Mujer con los ojos cerrados» de Lucian Freud.

Por José-Pablo Jofré en ABC.