19 octubre, 2011

Carmen Thyssen

A finales del pasado mes de julio, afrontábamos en PROTECTURI un reto apasionante y complejo, como sólo lo pueden ser los retos que merecen la pena: la prestigiosa revista SEGURITECNIA, referente ineludible y necesario en la prensa especializada en el sector de la Seguridad nos ofrecía, nada más y nada menos, que dedicarnos su número del mes de octubre, el que saldría a la calle coincidiendo con la celebración en Barcelona de nuestro II Congreso.

Había que diseñar contenidos, comprometer a colaboradores, coordinar entregas, buscar imágenes… Y todo ello para lograr un número histórico. Por eso no se ahorraron esfuerzos y pasamos un mes de agosto la mar de entretenidos facilitando a los amigos de BORRMART un material que, a la vista está, han cuidado hasta el mimo hasta lograr una pieza periodística que nos llena de orgullo.

Comenzamos a recoger hoy, bajo el título Reflexiones sobre Protección las entrevistas que nos concedieron algunas de las más relevantes personalidades relacionadas con el Patrimonio histórico, artístico y cultural de España

thyssen01– Carmen Thyssen destaca por su labor de mecenazgo de las artes en una doble vertiente. La primera es, evidentemente, que no es fácil –no lo ha sido a lo largo de la historia- encontrar mujeres entregadas a la protección de los artistas y sus obras. ¿Qué aporta la sensibilidad femenina a esta labor?

El arte no tiene género, ni femenino ni masculino, ni tiempo, ni ayer ni hoy, es intemporal. Es verdad que a lo largo de la historia, han sido más los hombres que constan, pero la intuición femenina que es muy fuerte es de gran ayuda.

– Pero, además, ha desarrollado usted una labor muy específica en la promoción del renombre de los pintores españoles, especialmente a los de finales del XIX y principios del XX de la escuela mediterránea. ¿Por qué esa elección?

Porque cuando la varita mágica del arte te toca, sabes apreciar y comprender la calidad del pintor.Pintores españoles que se les ha tenido olvidados, están en libros, en enciclopedias, en estudios de escuelas, pero olvidados.A mi me emociona y me siento orgullosa de que gracias a mi tesón estén donde pertenecen, en un museo.

– Su matrimonio con el Barón Heinrich Von Thyssen germinó el gusto por el arte que ya le había inculcado su madre. ¿En qué medida le trasladó también el Barón Thyssen su conocida preocupación por la seguridad de las obras de arte?

Naturalmente hay que ser conscientes de que no todos somos buenos. Es nuestro deber para los que estamos involucrados en el arte.Cada obra es única y hay que velar por su seguridad. Hay que estar al tanto de los últimos avances en la materia.

– Destaca el Museo Thyssen de Madrid, y ahora también el Carmen Thyssen de Málaga por la preocupación de conjugar la exhibición de las obras con su seguridad ¿Hasta qué punto entiende que es necesario ese equilibrio entre el acceso al arte y su protección en el entorno museístico?

Desde el primer momento se ha optado por las mejores condiciones de conservación y seguridad, dotando a ambos museos de los últimos adelantos en sistemas de seguridad y contra-incendios, en conjunto con los medios humanos necesarios.

Considero que es fundamental el equilibrio entre las obras de arte e instalaciones, y la libertad de los visitantes a la hora de contemplar y disfrutar de las pinturas que se exponen.
Todos los visitantes pueden disfrutar de un espacio abierto y sin obstáculos, sin apenas percatarse de que hay un conjunto de sistemas de seguridad casi invisibles, pero totalmente eficaces en detectar cualquier anomalía por muy insignificante que sea. 

thyssen02– Desde el primer momento constituyó en el Museo de Madrid un Departamento de Seguridad, al que dotó de recursos técnicos y humanos dedicados en exclusiva a la protección y a la conservación de las obras de arte. Con la perspectiva de los veinte años transcurridos ya ¿Cómo valora la labor de este Departamento?

El Dpto.de Seguridad es el alma mater de la seguridad del museo. Permite un control muy específico y exquisito a la hora de proteger nuestro patrimonio histórico. Las obras son únicas e irremplazables en caso de sustracción o daño grave.

Quiero destacar la gran labor que realizan D. Andrés Pérez, al frente del Museo Thyssen de Madrid y D. Jose Luis Zambrano, en el Museo Carmen Thyssen de Málaga como Directores de Seguridad, desarrollando toda su experiencia y conocimientos adquiridos durante su carrera profesional en las FF.SS. 

– Otro tanto ha hecho en el recientemente inaugurado Museo Carmen Thyssen de Málaga, contratando nuevos equipos al efecto. ¿Se ha limitado a clonar el modelo de Madrid o se han adoptado nuevas políticas de seguridad nacidas de la experiencia de Madrid?

Se ha aprovechado el esquema de Madrid. La experiencia ha sido de gran utilidad. La diferencia entre ambos museos son sus características arquitectónicas. A la base y experiencia que hemos adquirido en Madrid, le hemos añadido nueva tecnología y nuevos recursos.

thyssen03– Recursos humanos, recursos técnicos, modernos sistemas informáticos… La seguridad es, al cabo, un capítulo que terminará por ser importante en el presupuesto anual de sus museos ¿podría cuantificarnos, grosso modo, qué porcentaje del mismo dedica a partidas de seguridad?

En el museo de Madrid el gasto en Seguridad incluyendo todos los conceptos está en torno a las dos millones de euros al año, lo que supone un 15% del presupuesto del museo. En Málaga asciende a casi un millón, lo que supone prácticamente un 45% del presupuesto del museo.

– Como en tantos otros aspectos de la vida, el capital humano es parte fundamental de una empresa y la confianza resulta vital en la elección de los responsables; quizás especialmente en materia de seguridad ¿Qué perfil de persona selecciona para formar estos equipos?

El factor humano es muy importante para el buen funcionamiento de un museo. Se pasa por un proceso de selección muy estricto. La empresa de seguridad hace una primera selección según el perfil del puesto que se requiere (vigilantes de seguridad o auxiliares de sala.).Luego el candidato pasa a ser entrevistado por el Dpto.de RR.HH y posteriormente el  Director de Seguridad será el último en decidir a quién se contrata.

– Indudablemente, sus Museos son ejemplares en materia de seguridad. Sin embargo, y sin necesidad de mencionar nombres para evitar herir sensibilidades ¿qué opinión le merece el nivel de seguridad de otros museos españoles?

A mi parecer se puede decir que todos los museos españoles cuentan con la mayor y mejor seguridad del mundo. Lógicamente aqui no podemos incluir a galerías de arte, salas de exposiciones, iglesias….algunas de las cuales tienen un abandono total y absoluto en materia de seguridad.

– Desde su conocimiento, ¿cuál es la situación de la seguridad de los Museos españoles con respecto a museos internaciones? ¿Hay mayor sensibilidad en e extranjero, en esta materia?

La diferencia es grande a favor de los museos españoles. La sensibilidad va relacionada con la seguridad, cuanta mayor sensibilidad tengamos hacia la belleza, hacia el arte, mayor será nuestra preocupación por salvaguardarlo.

thyssen04– Los Museos Thyssen se distinguen, igualmente, por ofrecer un calendario de exposiciones temporales que, como la de Antonio López actualmente en el de Madrid, se convierten en referentes de la programación cultural de nuestro país. Pero son eventos que conllevan específicas dificultades en materia de protección, cuales son los de transporte, custodia y colocación. ¿Existe en sus equipos una formación y un protocolo específico para estos casos?

Lógicamente hay unos protocolos de actuación programados. Hay que tener en cuenta que las exposiciones temporales se programan con dos años de antelación, se planifican con todo lujo de detalles, el transporte, los seguros, los traslados, las condiciones de embalaje. Se estudia cada paso desde que la obra se descuelga de una galería hasta que finalmente se coloca en la pared de cualquier otro museo del mundo.

– Por último, baronesa, ¿qué cree que nos queda por hacer en España en materia de protección y seguridad del patrimonio histórico, artístico y cultural?

Inculcar a todos los ciudadanos y administradores que nuestro patrimonio histórico es único e irremplazable, y que es nuestro deber mantenerlo y cuidarlo de la mejor manera posible para que puedan disfrutarlo las próximas generaciones.