16 enero, 2014

Calatrava sugiere cubrir el Palau de les Arts con planchas de aluminio

museu-valencia

Una de las propuestas iniciales del arquitecto Santiago Calatrava para sustituir el revestimiento cerámico del Palau de les Arts es crear una especie de doble techo con planchas de aluminio, presumiblemente blancas. Lo dijo este lunes Máximo Buch, consejero de Economía y presidente del consejo de administración de la Ciudad de las Artes y las Ciencias (CACSA), complejo en que se emplaza la ópera valenciana, que se cerró al público tras el desprendimiento de una parte del trencadís el pasado 26 de diciembre.

“Lo ideal sería reponer el trencadís, pero hay dudas técnicas de que eso sea posible”, agregó Buch. De hecho, la UTE (Dragados y Acciona) y el despacho del arquitecto han pedido “hasta el 31 de diciembre para tenerlo acabado y, durante ese proceso, tienen que analizar cuáles son las soluciones técnicas viables” y que CACSA las acepte.

El consejero desveló que, en la reunión del pasado viernes, el arquitecto e ingeniero valenciano y las constructoras le transmitieron que “habían barajado dos posibilidades: volver a poner trencadís pero con otra metodología, o poner planchas de aluminio, como un doble techo”. “Pero eso no es definitivo; han pedido tiempo para analizar otras posibilidades y venir con propuestas más concretas”, explicó.

Calatrava ha transmitido a los responsables de CACSA que “se va a implicar personalmente” en la intervención, que “quiere estar pendiente” de los trabajos y que “tiene el máximo interés de que la solución definitiva sea duradera”, agregó el consejero.

“Lo que está claro es que con la metodología actual no ha funcionado, y eso lo admite todo el mundo, incluidas las constructoras y Calatrava; a partir de ahí hay que trabajar en desarrollar un nuevo procedimiento y eso llevará unos meses”.

Buch y la consejera de Cultura, María José Catalá, comparecieron ante la prensa tras la reunión del consejo de administración de CACSA, que aprobó el acuerdo adoptado por la Generalitat con el despacho de Arquitectos e Ingenieros Santiago Calatrava y la UTE, en virtud del cual ambos asumirán la reparación del coliseo y se harán cargo de los costes hasta el momento del percance, así como del resto de gastos hasta finalizar la obra.

El consejo dio luz verde a que Acciona y Dragados releven a la constructora Bertolín, a la que Buch agradeció su respaldo y facilidades para el traspaso de los trabajos. Estas labores, que estaba previsto que comenzaran ayer, consiste en la protección y desmontaje del revestimiento de trencadís de la cubierta para evitar desprendimientos, “mediante plataformas y en principio con alpinistas, cortando con radiales y desmontando de arriba abajo”. El compromiso es acabar las obras de emergencia el 10 de febrero para reanudar la programación del recinto.

Preguntado por el reparto de costes del proceso, Buch fue tajante: “Es su problema”. Sostuvo que la intervención costará menos de los tres millones en que se estimó “porque lo hacen con sus propios medios” y que, por parte de la Generalitat, “el presupuesto es cero”. “Si al final se generan pérdidas” se reclamarán. CACSA todavía debe dos millones de euros a Calatrava y otros tantos a la UTE por la construcción del Palau de les Arts, que fue inaugurado hace ocho años con un coste de 478 millones de euros.

En cuanto a la situación del Agora, indicó que cuando se solvente el problema de Les Arts, se encargará un informe sobre el estado de su trencadís, también pegado sobre metal, aunque de otra manera, al Instituto Tecnológico de la Construcción (Aidico), que ya elaboró el estudio que aconseja retirar todo el revestimiento del Palau.

La consejera de Cultura, María José Català, informó de la intención de reprogramar la próxima temporada Manon Lescaut, de Puccini, dirigida Plácido Domingo, con el fin de minimizar las pérdidas. Buch cifró su coste de cancelación en 623.000 euros. El consejero señaló que se reclamará también ese coste si no se puede programar, finalmente.

Por Ferrán Bono en El País.