29 mayo, 2013

Asia y los galeristas españoles

Pablo Picasso

Necesidad obliga. Los galeristas españoles que han participado en la feria Art Basel en Hong Kong, que ayer domingo cerró las puertas con una asistencia de más de 60.000 personas, lo han hecho con un objetivo bien definido: abrir mercado en Asia -una zona del mundo cuya importancia geopolítica y económica no ha dejado de crecer en los últimos años-, cuando la crisis castiga a España y Occidente.

Las cuatro galerías españolas de un total de 245 –la mitad de ellas de Asia y la región Asia-Pacífico- desplegaron en el elegante edificio acristalado del Centro de Convenciones y Exhibiciones de Hong Kong un muestrario de obras de los grandes maestros del siglo XX, como Picasso y Miró, y otros artistas de renombre como Christo, con los que han captado el interés de los coleccionistas asiáticos.

Art Basel se había celebrado hasta ahora solo en Suiza (Basel) y Estados Unidos (Miami Beach), y se ha estrenado en la excolonia británica con glamour y el reconocimiento de los participantes. La muestra ha sustituido a Art HK, la anterior feria de Hong Kong, que fue creada en 2008 y en 2011 adquirida por la organización suiza, que exhibe arte moderno y contemporáneo desde 1970.

Los ricos chinos se están abriendo al arte como forma de inversión, pero también están incrementando su educación y conocimiento sobre arte. Y esta nueva generación de coleccionistas es lo que han ido a buscar las empresas españolas. La feria, de cinco días de duración –el primero de ellos, solo para un público seleccionado-, ha ofrecido, al mismo tiempo, la oportunidad de conocer el trabajo de algunos artistas españoles menos populares en Asia, como Antoni Tàpies o Juan Genovés. Las obras de este último estaban presentes en la galería Marlborough Fine Arts.

Art Basel en Hong Kong pretende convertirse en una plataforma del arte moderno y contemporáneo asiático, y un trampolín para artistas de Oriente y Occidente en busca de alcance global. Estas son las cuatro galerías españolas -tres de ellas de Barcelona y una de Madrid- que han participado en la muestra y cómo ha sido su experiencia en este territorio nuevo para algunas de ellas, y ya conocido para otras.

Leandro Navarro. Ha desplegado 13 obras exclusivamente de Picasso (cinco óleos, dos acuarelas y seis dibujos), del año 1904 a 1967. Algunas pertenecen a su fondo, otras a particulares u otras galerías. “Queríamos traer solo a Picasso y hacer una pequeña antológica en la que estuvieran sus distintos periodos”, explica Íñigo Navarro, dueño de la galería madrileña. Entre ellas, figuran el óleo Tête d’homme III y la acuarela Marie-Thérèse de profil. Los precios oscilan entre 175.000 y 2,75 millones de dólares estadounidenses (135.000 y 2,13 millones de euros).

Navarro asegura que se trata de la primera vez participan en una feria de arte en Hong Kong y que lo han hecho por “la necesidad de abrir mercado” y porque los proyectos de Art Basel son “prioritarios” para la galería. “Queremos captar coleccionistas de todo el mundo”, afirma, mientras los visitantes fotografíaban sin cesar con sus teléfonos móviles las obras del pintor malagueño. “El mercado (en España) está muy deprimido, aunque en Art Basel Miami, donde hemos estado cinco veces, nos va muy bien. Ahora queremos comenzar una historia nueva en Asia”, dice.

El galerista, sin embargo, cree que el mercado asiático “aún no está maduro y falta un mundo profesional de comisarios de exposición, críticos de arte y consejeros de coleccionistas”. Aún así, afirma que ha conectado con “coleccionistas importantes” y se muestra sorprendido por que algunos potenciales clientes vengan “en familia”. Navarro asegura que ha vendido el dibujo Jeunne homme et enfants a “un coleccionista de Hong Kong” por una cifra que no quiere desvelar -el precio de catálogo era de 200.000 dólares (154.600 euros)- y que tiene otras operaciones apalabradas. “Nos han dicho que en Asia este tipo de ventas llevan su tiempo”, afirma esperanzado.

Mayoral. Ha acudido a la feria con 25 obras únicamente de Joan Miró, entre los años 1926 y 1979, con precios de 15.000 a 1,5 millones de euros. “Hemos pretendido hacer una propuesta singular. Venir con lo mejor de nuestra cultura. Miró es uno de los artistas occidentales más influyentes en Asia”, señala Jordi Mayoral, coodirector de esta galería de Barcelona. Asegura que en 2012 visitó la feria Art HK, y que, tras el viaje, decidieron que Miró sería una elección apropiada para este año.

Dice que es la primera vez que la galería participa en una muestra de Art Basel, y que los coleccionistas que han indicado interés por sus obras son en su mayoría asiáticos. “Todos conocen a Miró, saben su importancia y les encanta”, asegura. Entre las obras colgadas en el stand, están Personnages et oiseaux y Femme devant la lune.

Como otros colegas, Mayoral explica que han participado en Art Basel “para abrir mercado”. “El sol sale cada vez más por aquí. Es una oportunidad para exportar lo mejor que tenemos. Los trabajos de Picasso, Miró y Dalí permiten introducir a otros artistas como Tàpies”, afirma. “Es la primera vez que venimos a Asia, y estamos contentos. Estamos cerrando algunas ventas, y, al menos, cubriremos costes”.

Joan Prats. Ha llevado a Hong Kong una selección de 17 obras de 11 artistas, como Christo, Hannah Collins y Juan Uslé. El año pasado participó en Art HK. Ha tomado parte en esta primera edición de Art Basel Hong Kong “para intentar ampliar la actividad a nuevas zonas, porque ya vamos a Basel”, según Gloria Pérez, directora artística de esta galería de Barcelona. “Asia es un fenómeno y queremos estar cerca, aunque somos conscientes de que es un trabajo que será lento. Es necesario tiempo para tomar el pulso”. Las obras que han traído tienen unos precios que van de 4.000 a 100.000 euros. Afirma que le gustaría incluir en su lista de representados a algún artista chino de renombre.

Pérez hace un balance positivo de su participación en la feria. Asegura que han vendido entre otros, el óleo Slowly dying, de Juliao Sarmento, y una obra de Collins, y tiene otras reservadas.

Polígrafa Obra Gráfica. “Nosotros somos editores de obra gráfica original, con series numeradas hechas en nuestro propio taller”, dice Álvaro Puigdengolas, socio de esta empresa de Barcelona. “Es el tercer año que venimos a Hong Kong, y hemos traído lo que se puede vender. Sabemos lo que funciona. Aquí les interesan obras que conozcan, grandes nombres europeos y cosas que sorprendan”, explica.

Un centenar de piezas ocupan las paredes del stand de Polígrafa, de artistas como Miró, Tàpies, Carlos Amorales, el premio Nobel de Literatura y pintor Gao Xingjian y Atsushi Kaga. Sus precios oscilan entre 500 y 20.000 euros.

Puigdengolas asegura que les ha ido “muy bien” en Hong Kong. Han vendido varias obras, entre otras de Miró, a clientes de Hong Kong, Australia y Nueva Zelanda. Pero se queja de que la nueva organización Art Basel “ha restringido demasiado los pases VIP”.

“En Asia, hay un mercado claro”, dice Puigdengolas, quien asegura que también han participado en ferias en Pekín, pero que en la capital china nunca no les ha ido muy bien. “Allí hay que ir de la mano de alguien. En China, todo es regateo. Piensan que les tomas el pelo”.

Por Jose Reinoso en El País.