6 agosto, 2015

Arte y ciencia en Museo Thyssen-Bornemisza

expo-arteyciencia

Título: Arte y Ciencia
Organiza: Museo Thyssen – Bornemisza
Comisario: Juan Ángel López-Manzanares, conservador del Museo Thyssen-Bornemisza
Sede: Museo Thyssen – Bornemisza, Madrid
Fechas: Del 22 de junio al 27 de septiembre de 2015

El afán por comprender las reglas que subyacen tras la apariencia siempre cambiante del mundo es y ha sido una aspiración no solo científica, sino también compartida por muchos artistas. Quizá por ello numerosos pintores, al menos desde el Renacimiento, han encontrado en las aportaciones científicas de su época un estímulo para el desarrollo de su propia sensibilidad, buscando en ellas las claves para conocer su entorno o, simplemente, para alcanzar una mayor destreza en el trazado de la perspectiva o en la aplicación del color.

El Museo Thyssen-Bornemisza dedica la undécima entrega de la serie a la relación entre el arte y la ciencia a lo largo de los últimos siglos, con obras de autores como Frederic Edwin Church, Henri Edmond Cross, Sonia Delaunay-Terk o Frantisek Kupka, entre otros.

199VISO- 782_4.1,

Las diez pinturas reunidas, todas procedentes de las colecciones del Museo, permiten ilustrar los puntos en común entre ambas disciplinas, tales como la creación de dimensiones espaciales acordes con las modernas teorías geométricas, el impacto en el arte de los estudios científicos sobre el color o el interés de los paisajistas del siglo XIX por las ciencias naturales. El montaje puede visitarse hasta el 27 de septiembre, en el balcón-mirador de la primera planta, con acceso gratuito y directo desde el hall central.

Rincón de una biblioteca (1711), de Jan Jans Van der Heyden, abre el recorrido de la instalación en homenaje a estos espacios de cultura, símbolo del saber y del conocimiento. A continuación, el primer grupo de obras está dedicado al interés que las ciencias de la naturaleza suscitaron entre los paisajistas americanos del siglo XIX gracias a los numerosos avances científicos del momento. Ahondar en la observación de los fenómenos naturales, algo vinculado a la nueva importancia concedida al género del paisaje, se convirtió en un medio para alcanzar una mejor comprensión del orden divino. Si la ciencia debía desvelar los designios de Dios investigando en la botánica, la zoología o la astronomía, los artistas se encargaron de darle forma sensible a la Creación divina; así lo vemos en la obra de Frederic Edwin Church, James McDougal Hart o Martin Johson Heade, que viajaron a lo largo y ancho del continente americano plasmando en sus cuadros el esplendor de su naturaleza.

Un segundo grupo de obras centra la atención sobre el fuerte impacto que tuvieron los estudios cromáticos y los tratados de óptica sobre los artistas afincados en el París de finales de XIX y principios del XX. El movimiento impresionista recurrió frecuentemente al contraste de complementarios descrito por el teórico del color Michel-Eugène Chevreul. Por su parte, los pintores neoimpresionistas ensayaron en sus obras la mezcla óptica de colores; lo vemos en la sala en la obra de Henri-Edmond Cross, que formó parte del núcleo del movimiento junto a Seurat y Signac, y lo vemos también en Gino Severini, el más cercano entre los futuristas al neoimpresionismo francés. Igualmente, algunos artistas pioneros de la abstracción, como Sonia Delaunay-Terk, centraron su atención en la plasmación de la luz en sus cuadros a través de contrastes de color.

219THYSSEN-   JULIO'

Para los pintores de las vanguardias de principios del siglo XX, las teorías asociadas a la extradimensionalidad supusieron una liberación con respecto a la perspectiva tridimensional renacentista, lo que les permitió abrir nuevas vías de expresión artística y ensayar diferentes formas de representación. Solo la popularización de la Teoría General de la Relatividad de Einstein -con su redefinición de la cuarta dimensión como tiempo, en lugar de espacio- puso fin a la pretensión de muchos artistas de representar dimensiones espaciales extra. Lo ilustran en la instalación obras de Max Weber, Frantisek Kupka y Theo van Doesburg.

INFORMACIÓN PARA EL VISITANTE:

Dirección: Paseo del Prado 8. 28014, Madrid.
Horario: lunes y domingos de 10 a 19 horas y de martes a sábado de 10 a 22 horas.
Último pase una hora antes del cierre

Tarifas:

Exposición temporal:
– Entrada general: 7 €
– Entrada reducida: 5 € para mayores de 65 años, pensionistas, estudiantes previa acreditación y familias numerosas.
– Entrada gratuita: Menores de 12 años y ciudadanos en situación legal de desempleo.

Exposición temporal + Colección Permanente:
– Entrada general: 12 €
– Entrada reducida: 7 €
– Entrada gratuita: menores de 12 años y ciudadanos en situación legal de desempleo.

Entrada combinada exposiciones Vogue like a painting + Zurbarán: una nueva mirada:
– Entrada general: 13€
– Entrada reducida: 8€
– Entrada gratuita: Menores de 12 años y ciudadanos en situación legal de desempleo.

Venta anticipada de entradas en taquillas, en la web del Museo y en el 902 760 511.

Audio-guía, disponible en varios idiomas.

Más información: www.museothyssen.org