20 junio, 2014

Art Basel: La Feria de todos los récords

basel

Si, como decía Walter Benjamin, la propiedad privada es la relación más íntima que se puede establecer con un objeto, la ciudad de Basilea va a presenciar estos días la consumación de muchas relaciones íntimas. Y es que esta localidad suiza acoge hasta el próximo domingo Art Basel, la gran cita del mercado del arte a la que acuden coleccionistas de todo el mundo ávidos de hacerse con las mejores obras de arte disponibles en este recinto ferial.

Una edición que llega en un momento dulce para el mercado el arte tras haber batido todos los récords de facturación durante el año pasado. Y es que tras la crisis inmobiliaria y bancaria, el arte se ha convertido en un refugio de capitales a nivel internacional, de ahí que tan solo en subastas se facturaran durante el año pasado 12.200 millones de dólares (un 13% más que en 2012) y que se alcanzaran 15.000 nuevos récords de cotización de artistas.

En esta edición de Art Basel, dos artistas españoles brillan con luz propia entre los grandes maestros del siglo XX. Se trata de Picasso y Miró cuyas obras cuelgan de las paredes de galerías tan importantes como Helly Nahmad, Acquavella, Landau Fine Art o Marlborough junto a artistas como Matisse, Chagall, De Chirico, Kokoschka, Giacometti, Calder, Lipchitz, Auerbach o Francis Bacon. Pero si nos centramos en la segunda mitad del siglo XX, ahí las estrellas indiscutibles son Andy Warhol y Gerhard Richter. El primero es, según la consultora Artprice, el artista que más facturó durante el año pasado en el mercado de las subastas (único indicador transparente del mercado del arte). Y el segundo, además de batirse con Jeff Koons por ser el artista vivo más cotizado, presenta una formidable retrospectiva de su obra en la Fundación Beyeler, situada a las afueras de Basilea. Por todo ello, las grandes galerías han tirado de fondo de armario para presentar sus Warhols (presente en 16 galerías) y sus Richters (localizable en ocho), cuya cotización se mide por unidad de millón de dólares.

Sin embargo, no hace falta ser un «superstar» para alcanzar esa cifra pues autores no tan conocidos para el gran público como Egon Schiele o Barbara Hepworth presentan obras que rondan los dos millones de dólares y un Lucio Fontana alcanzaba los cuatro millones de dólares, aunque los más pequeños y con menos incisiones pueden encontrarse desde 400.000 euros (cosas del mercado).

La presencia contemporánea española está encabezada por dos clásicos como son Eduardo Chillida y Antoni Tàpies, con piezas en galerías tanto nacionales como internacionales. En cuanto a los artistas españoles vivos, se pueden encontrar a los habituales de las citas internacionales como Manolo Valdés (con dos grandes arpilleras), Jaume Plensa (con obra tanto en Lelong como en Richard Gray), Juan Genovés (con un cuadro de formas irregulares) y Miquel Barceló, quien con motivo de Hong Kong Art Basel ya tuvo una exposición individual en el espacio de Ben Brown en la ciudad asiática.

Otros artistas españoles presentes en la feria son el joven David Rodríguez Caballero, con sus característicos aluminios, y Juan Uslé, de quien puede adquirirse una obra de pequeño formato por 25.000€, por aquello de que no todo se mide por unidades de millón.

En cuanto a las galerías españolas, tan solo tres han superado el duro proceso de selección para estar en el programa general: Elvira González, Juana de Aizpuru y Helga de Alvear, quienes acuden a esta feria con sus mejores obras principalmente de artistas internacionales. A estas le acompañan la valenciana Espaivisor y la barcelonesa Projecte SD, en la zona de espacio más reducido, y Polígrafa en el área de obra gráfica. Y es que la demanda para estar en esta cita es altísima. Cuando se le pregunta al director de la feria, Marc Splieger, por el número de solicitudes aflora su discreción suiza para afirmar que se trata de «miles». Eso sí, solo 285 son las elegidas para la gloria.

14 habitaciones

La principal novedad de la edición de este año de Art Basel la constituye la exposición denominada «14 habitaciones». Estas 14 estancias se encuentran ubicadas en un espacio diseñado por los arquitectos suizos Herzog y De Meuron y cada una de ellas está dedicada a un artista para que desarrolle en la misma una performance durante la semana de la feria. La lista de artistas, elaborada por los comisarios Klaus Biesenbach y Hans Ulrich Obrist, incluye a grandes mitos de esta disciplina como son Marina Abramovic,Bruce Nauman, Yoko Ono, Joan Jonas o el español Santiago Sierra. Lo curioso del caso es que en la meca del mercado del arte tenga lugar una muestra de la disciplina artística menos dada a la compra–venta, como es el performance. Esa propiedad privada de la que hablaba Benjamin aquí se traduce en poseer una experiencia, pues no hay objeto que llevarse a casa. Eso sí, estas obras consiguen poner al visitante enfrente de uno mismo, bien sea a través de la desnudez, como es el caso de Abramovic o Jonas, o ante el lado más oscuro del ser humano, encarnado en los veteranos de guerra elegidos por Santiago Sierra y que reciben a los visitantes de cara a la pared. Toda una experiencia que ayuda a que Art Basel sea mucho más que un lugar donde se vende y compra arte.

Por Javier Molins en ABC.