19 febrero, 2014

Aragón presenta una demanda judicial por las pinturas románicas de Sijena

monjas-sijena

El Gobierno aragonés ha presentado formalmente una demanda contra el Museo Nacional de Arte de Cataluña, en el que participan la Generalitat de Cataluña y el Ministerio de Cultura, para exigir la devolución a Aragón de las pinturas murales que fueron arrancadas de los muros del Monasterio de Sijena (Huesca) en la Guerra Civil.

Este monasterio, que había sido declarado monumento nacional en el año 1923, fue saqueado e incendiado en 1936. Parte de sus valiosas pinturas murales se perdieron para siempre. Y las que quedaron fueron arrancadas de sus muros y trasladadas a Barcelona.

Tras la Guerra Civil pasaron a quedar en el Museo de Arte de Cataluña. En 1961, el Estado autorizó a que fueran arrancadas y llevadas al mismo museo las pinturas murales que quedaban aún en Sijena.

Por eso, porque en su día medió una autorización estatal, ahora se actúa también desde el Gobierno aragonés contra la Administración del Estado además de contra la Generalitat para exigir que esas pinturas vuelvan a su lugar originario, un monasterio que ha sido objeto de restauración por parte del Gobierno aragonés. Además, desde el año 2005 la Administración del Estado también forma parte del patronato del Museo Nacional de Arte de Cataluña.

Es contra este museo contra el que se centra la demanda judicial que ha formalizado el Gobierno aragonés, que preside Luisa Fernanda Rudi (PP). Lo hace en nombre de la Orden de San Juan de Jerusalén, la congregación de la que históricamente ha dependido este antiguo cenobio.

Las monjas de San Juan de Jerusalén otorgaron al Gobierno aragonés los derechos procesales para reclamar legalmente el regreso de estas pinturas del siglo XIII. Lo hicieron en junio del año pasado.

El 2 de septiembre, el Ejecutivo de Rudi envió una carta al Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC) -cuyo patronato controla la Generalitat y del que también forman parte el Ayuntamiento de Barcelona y, desde 2005, la Administración del Estado-. Le dio un plazo de un mes para que devolviera las pinturas a Aragón.

El MNAC dio la callada por respuesta. Pasó el mes dado de margen por el Gobierno aragonés, llegó octubre, noviembre, diciembre, enero… Y es ahora, en febrero, cuando la demanda judicial se ha formalizado, una vez que se ha armado todo el argumentario jurídico con todos los informes técnicos necesarios, según ha explicado el consejero de Presidencia del Ejecutivo aragonés, Roberto Bermúdez de Castro.

La demanda se ha formalizado ante los juzgados de Primera Instancia de Huesca, y se abre así un nuevo frente judicial en la ya larga lista de litigios por obras de arte aragonesas retenidas en instituciones de Cataluña.

Por Roberto Pérez en ABC.