16 diciembre, 2013

Aparece en Monforte una bodega monumental de hace cinco siglos

bodega-monforte

El derribo de un tabique en una casa de la parroquia de Piñeira, en la periferia de Monforte, puso al descubierto una bodega monumental excavada en el monte que podría datar del siglo XVI o incluso remontarse a una etapa anterior, según los expertos. Sus dimensiones y sofisticación constructiva apuntan a una posible vinculación con el monasterio benedictino de San Vicente do Pino. La cavidad tiene unos diez metros de altura y está cubierta por una bóveda con tres respiraderos que salen a la cima del monte. A los lados y en centro de la edificación, de ocho metros de ancho y más veinte de fondo, se aprecian unos canales perpendiculares excavados en la piedra que conducirían el líquido por desnivel hacia la entrada. En los laterales, separadas un par de metros de distancia, se distribuyen de forma simétrica unas fosas circulares que comunican con los canales de la pared.

La Dirección Xeral de Patrimonio considera que el hallazgo es «de máximo interese» y sus técnicos tienen previsto documentarlo sobre el terreno con vistas a su catalogación. «Nunha primeira impresión, penso que se trata dunha construción importante, cunha entidade arquitectónica que a vincularía co clero ou nobreza», opina Gonzalo Meijide, arqueólogo del mencionado organismo de la Xunta de Galicia. «A datación é algo máis complexo, pero penso que a súa antigüidade é relevante. As portas poderían ser dos séculos XV ou XVI, e habería que valorar se a bóveda é desa época ou anterior», señala Meijide.

Para la edificación se excavó por completo la falda del monte, hasta alcanzar la roca madre que sirve de pared al fondo de la cavidad. Una vez rematada la bóveda, de piedra cimentada con mortero al igual que los muros laterales, probablemente se procedió a aislar la construcción con una capa de tierra que forma una pequeña explanada en la parte superior. La cavidad presenta una puerta frontal que comunica con la vivienda anexa, de moderna construcción, y otra lateral, en la margen izquierda, que permanece tapiada y conduce a una segunda bodega también abovedada. Del lado derecho, existe un conjunto de bodegas tradicionales de menor antigüedad y tipología más simple, que presenta un importante deterioro y en el que se conserva alguna piedra de lagar.

Hipótesis de la nobleza

Sobre la construcción principal, César Carnero, delegado de patrimonio histórico del Obispado de Lugo, considera e una primera valoración que podría datar del siglo XVI y estar vinculada a la casa de Lemos o al monasterio de San Vicente do Pino. «É unha construción de execución moi custosa é que implica un volume importante de viño para a súa almacenaxe e venda», señala. Carnero destaca el respecto que, tras la reforma que motivó su ingreso en la Congregación de San Benito el Real de Valladolid, en el año 1496, la economía del monasterio monfortino, en la que el vino tenía un peso muy importante, experimenta una notable recuperación.

La bodega monumental está situada en el barrio de Piñeira que se conoce por As Adegas, en la falda del monte que da al viaducto de la N-120. La familia de José Ramón García, autor del descubrimiento, compró la casa hace cincuenta años. Fue recientemente, al derribar un tabique «que soaba a oco» cuando se encontró con la cavidad. En Piñeira, según relata, «os vellos falaban dunhas adegas do conde de Lemos», aunque nadie acertaba a ubicarlas.

Por Luis Díaz en La Voz de Galicia.