5 junio, 2015

A través del ‘ojo de Miró’

ojo-miro

Joan Miró anotó en un cuaderno fechado en 1941 una de tantas ideas: “Editar un libro con bellas fotos de objetos encontrados por mí, y para enriquecerlo añadir un grabado o una lito en color con un texto poético o un poema, o incluso un poema mío, si encuentro uno”.

La Fundació Pilar i Joan Miró ha satisfecho el anhelo casi tres cuartos de siglo después con la exposición y el libro El ojo de Miró, que recogen imágenes de los objetos que inspiraron al artista. El autor de las fotografías es Jean Marie del Moral, que conoció al pintor en la Barcelona de la Transición. Lo retrató para el medio en el que trabajaba entonces e inició una relación fructífera que se prolongaría en Palma. Son Boter fue el primer estudio en el que entró y las visitas le permitieron conocer a “un hombre extraordinariamente humilde, acogedor y que hablaba poco”.
PUBLICIDAD

Desde entonces, Del Moral se dedicó a retratar talleres de pintores entendidos como “espacios mentales”. En el de Miró, se quedaba sobrecogido por los lienzos apoyados contra la pared y detenía el objetivo en el banco de carpintero sobre el que reposaban recortes de periódicos, en las estanterías repletas de objetos de todo tipo y en la mecedora donde el artista se abstraía en sus pensamientos.

Las miradas del creador y el fotógrafo confluyeron, según la directora de la fundación, Elvira Cámara. “Miró no miraba como los demás. Para él, los objetos nunca fueron banales sino sustanciales y germen de muchas cosas en su proyecto creativo”, afirma para invitar al público a que, como Del Moral, observe y confiera importancia a papeles, figuras o cachivaches que que funcionan como “recordatorios o para crear atmósferas”. Por eso y para respetar el hálito poético, el libro no contiene pies de foto.

Miró era, ya desde su etapa francesa, “un recolector compulsivo de formas y materiales”, reconocibles más tarde en sus obras.

La edición de El ojo de Miró supone un avance en la labor de catalogación de la obra del artista -según explicó el presidente de la fundación, Fernando Gilet- y emerge como “un manifiesto” para Del Moral, que ha huido de que su trabajo fuera “una colección de objetos”. Frente a eso, ha intentado mimetizar su mirada a través del objetivo con la de Miró y fotografiar imaginando qué le hubiera interesado al creador de cada pieza. “No quería caer en un catálogo ni interpretarlos, sino escuchar a Miró y ver a través de sus ojos. El libro es muy alegre porque él era un hombre libre, un poeta pintor”, dijo Del Moral que ha cedido a la fundación las 30 fotografías que componen la exposición.

Joan Punyet Miró ha escrito un texto sobre la vida y obra de su abuelo en un libro “histórico” que se revela como “escultura poética”. El nieto del artista alabó “la mirada poética y antropológica” de Jean Marie del Moral, quien “compartió silencios” con Miró después de ver “la mirada del poeta” en el fotógrafo “joven, atrevido, indisciplinado y valiente”.